Chichis (de señores) pa´ la banda…

senos

Los hombres también tienen senos y propensos al cáncer de mama

Mamas de señor

La existencia de los senos en un hombre o el abultamiento de los mismos, ginecomastia se llama esta condición, es común en muchos señores, que se agudiza por el sobrepeso y la falta de ejercicio, pero también existe por la genética y otras patologías. En algunos casos puede ser que el varón con pechos abultados, sea hijo de alguien con esa característica, aunque no es la norma.

Otras causas de la acumulación de grasa en las mamas son: envejecimiento, tratamientos con esteroides, males hepáticos, poca producción de testosterona, consumo de alcohol, marihuana o exceso de cárnicos, insuficiencia renal, entre otras. Hay que destacar que esta irregularidad en las mamas afecta a uno o a los dos pechos. Es decir, pueden ser de tamaño diferente. Otras teorías sobre el crecimiento de las mamas en los varones, también se debe a un exceso de estrógeno en el organismo del individuo. La hormona femenina propicia el desarrollo de pechos, agrandándolos y dándoles una apariencia de senos mujeriles.

¿Qué ocasiona este problema además de la necesidad de usar brassiere? Que los señores tengan reservas o pena de mostrar el torso desnudo en duchas comunales, en albercas e incluso puede llegar a convertirse en un problema de inhibición sexual.

Lo que se puede considerar una falta de conocimientos sobre los pechos de un señor, es cuando este crecimiento de las glándulas mamarias se convierte en un objeto de mofa y de escarnio por parte de personas que consideran afeminado o poco viril la existencia de senos masculinos, lo cual no tiene ninguna relación con la preferencia y orientación sexual de un individuo. Y aclaremos lo obvio, porque a veces hay que hacerlo: no es una condición de hombres homosexuales ni guarda ninguna conexión con ello.

En la adolescencia de un varón es cuando se puede notar el crecimiento de las mamas así como en el sobrepeso. A medida que se van mostrando los rasgos sexuales secundarios, se hace notorio el pecho grande. Otra característica de los pectorales masculinos, y esto no tiene que ver necesariamente con el abultamiento grasoso, es que hasta el 2 por ciento de los hombres pueden desarrollar cáncer de mama, aunque es raro que esta enfermedad aparezca en señores. Por ello es conveniente explorarse de vez en cuando, por si hay bolitas inusuales o irregularidades en el color o textura de la tetilla.

001_small

Independientemente del tamaño o el grosor de los pechos masculinos, debemos destacar que gracias a sus conexiones nerviosas y sensibilidad en las tetillas o pezones, es una zona erógena. Así como el tetámen femenino explota en sensaciones y deviene en lubricación de la genitalia, en el caso de los señores puede ocasionar las mismas reacciones y desencadenar la excitación. Los besos, las lamidas en la punta de las tetillas, la utilización de plumas o un vibrador para acariciarlas o el masajeo con la palma de la mano, las emociona.

Así como los pezones de mujer presentan erecciones al ser acariciados y manipulados, en los varones también son sensibles al cambio de temperaturas. Pasarles en la puntita un hielo o en los alrededores de la aureola; lamerlos, mojarlos y luego soplarlos; o incluso el calor extremo de la cera de una vela, para los amantes del sadomasoquismo, son maneras de estimular los pechos en general.

Para los varones que tengan un par de mamas grandes y quieran cambiar la situación estética de las mismas, pueden recurrir a una cirugía que arregla la ginecomastia.

El procedimiento es sencillo, se realiza con anestesia local o general, – dependiendo del caso -, tarda máximo un par de horas y el paciente puede incorporarse a sus labores cotidianas en un par de días. Lo único que los médicos hacen es remover la grasa haciendo un par de incisiones cerca de la aureola de la tetilla.

El problema de los pechos de hombre que son notorios, afecta más en la autoestima o la percepción del cuerpo, más allá de ser un problema de salud, porque es un abultamiento de grasa. Muchos ahí andan enseñando el tetámen en el estadio y ni quien les diga nada, entonces sólo en un caso de dolor, o de aparición de tumores o bolas, o de dolor y ardor, debe ser motivo de preocupación.

El chichón: elia.martinez.rodarte@gmail.com

Anuncios

#Yodecido

Imagen

Por mis ovarios y los tuyos

La noticia de un embarazo en la vida de cualquier mujer es un hecho fuera de lo ordinario, pero imagínense estas condiciones: cuando una no está en situación económica de parir a una criatura o se vive en extrema pobreza; no se tiene un apoyo económico, trabajo o seguridad social y médica; se está gestando al producto de una violación; se enferma la madre de cualquier padecimiento por su embarazo y peligra su vida; se entera la señora que el producto de su gestación presenta malformaciones…Todas estas circunstancias debiesen derivar en la finalización del proceso gestacional o embarazo, de forma legal, segura, higiénica y con asistencia médica eficiente. Las causales para una interrupción legal del embarazo, antes mencionadas no existen las mismas ni todas en los estados. Por ello se han criminalizado y enviado a la cárcel a mujeres que han tenido abortos espontáneos o “se les viene” el producto por alguna circunstancia inesperada. La mayoría de las veces denunciadas por los médicos y enfermeras.

Es Nuevo León ahora el estado más caliente con la controversia de una ley mal llamada “antiaborto”, que promueve una reforma al artículo primero de la Constitución estatal, que establece que la protección de la vida a partir de la fecundación.

Esta reforma le daría personalidad jurídica a un óvulo recién fecundado por un espermatozoide, es decir, se convierte en una persona a un cigoto. El proceso de una gestación inicia con la fecundación (óvulo se lía con espermatozoide), y le sigue con la concepción (cuando el óvulo fecundado se implanta en el útero para continuar su desarrollo), entonces prácticamente a un ser abortado espontáneamente por ejemplo, se le debería de dar un acta de defunción o realizar una ceremonia fúnebre porque la reforma promovida por los panistas, lo declara persona.

¿Qué pasaría si pasa esta reforma de ley y cómo vulnera los derechos humanos de las mujeres?

Primero, nuestros derechos humanos, se van para atrás. No estamos progresando, sino que estamos perdiendo beneficios ya obtenidos. A las que les va peor son a quienes ni conocen sus derechos o viven en extrema pobreza. No es lo mismo una rica viajando para abortar a Estados Unidos, que una pobre que se mete un gancho al canal vaginal. Un argumento sobado, pero real.

Segundo, no se está promoviendo el aborto, sino que prevalezcan las causales para una interrupción legal del embarazo. Es decir, la ganancia en este caso, sería quedarnos igual.

Tercero, si se aprueba esta reforma, no sólo se criminalizaría a la mujer que interrumpiera su embarazo por violación, riesgo de su salud, malformación de su producto, sino que podrían ser sujetas de delito las personas que pierden a sus productos en un aborto espontáneo o emergencia obstétrica; a las que utilizan la pastilla de emergencia (podríamos perder ese beneficio que ya se encuentra en la canasta básica de la salud reproductiva de las mujeres en el sector salud); a las mujeres y a los hombres que quieren convertirse en padres y madres a través de la asistencia de una fertilización in vitro. Es entonces que esta reforma de ley les pegaría también a las personas pudientes, quizás hasta de tendencia conservadora, que por su incapacidad de concebir, deben tener hijos mediante un método de fecundación asistida. No se han puesto a pensar cuántos embriones “no prenden” o no se implantan en los cuerpos de las mujeres. Interpretando la pretendida nueva reforma panista apoyada por los priistas, una fecundación in vitro sería: abortos y más abortos hasta que “se pegue” el embrión o los embriones. Por eso salen de tres, cuatro y hasta seis bebés.

Cuarto, cualquier restricción a los derechos humanos de las mujeres que se apruebe en el congreso de Nuevo León, será en contra de su salud reproductiva y coarta las decisiones que debe tomar sobre su propio cuerpo. Es un problema gigante de salud pública. Y lo peor, esta reforma no va a evitar que haya más abortos: sólo veríamos más mortalidad materna y graves consecuencias para la calidad de vida de las mujeres.

Les espero en las redes sociales en mi página de Ivaginaria en Facebook, @Ivaginaria en Twitter. Tendremos un chat la semana que viene con los lectores, estén al pendiente.

 

#Yodecido: elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

a mamá con alegría (slogan de una estación naquérrima de radio para celebrar a las genitora)

Propuesta de regalo para las mamacitas en su día (o sea para todas XD)

biebook

Mamá quiere amar

En todas las sociedades machistas las mamás, las madres, las mamis “dejan de ser mujeres” erotizantes a la mirada de muchas personas porque ya han tenido hij@s. A partir de ese momento el rol de la maternidad y los maternajes se convierten en el punto fundamental de su ser femenino: entonces deben comportarse y actuar como si su única función en el universo sólo se supeditara a la crianza de la descendencia.

Entonces pasa a ser la mujercita idolatrada que el patriarcado pone encima de un nicho, del cual sólo bajan para que el varón correspondiente las vuelva a alcanzar y pueda hacerles otro chamac@ y así seguir perpetuando la prole a la que hay que alimentar. Muchas todavía se embarazan sin control ni concierto, sólo porque creen que su decisión de no embarazarse de nuevo no les corresponde y que es un designio divino u obligatorio el seguir pariendo, como si eso no fuese ya un trabajo de tiempo completo desde el momento en que el nene se amaciza en las entretelas de la mamá.

Es por este rol, considerado como “sagrado”, que la condición de madre es como un apostolado que no debe mancillarse con “roles sucios” o para “putas”. Es por ello que pocos hombres, y muchas mujeres, por desgracia, no ven a sus madres como mujeres que también follan, aman, se enamoran, coquetean, quieren ponerse vestidos atrevidos o sexosos, e incluso existen hij@s retrógrados e idiotas que impiden a sus señoras madres que usen escotes, o que beban, o que salgan con tipos si son solteras, viudas o divorcidas.

De todas las edades, clases sociales, niveles de educación y de formación existen hijas e hijos nocivos para sus propias madres, quienes les impiden a estas santas mujeres a que sigan con su vida y se den la oportunidad de amar otra vez, sólo porque “es mi mamá, no la voy a dejar que ande de loca coqueteando con señores”.

Muchas mujeres, de por sí, cancelan por sí misma su vida a amorosa después de un divorcio o una separación dolorosa porque están hasta la máter de lidiar con un tipo que las dejó harta de los varones. Algunas otras eligen como práctica religiosa, la de dedicarse por completo a su familia, olvidando que tienen oportunidades de nuevas ilusiones y hasta de camazos saludables que las distraigan de la aburrida vida doméstica, del trabajo y de testerear a sus lepes, muchos de ell@s ya bastante crecidos y peludos. Otras damas simplemente creen que con una vuelta al parque en una relación fallida, ya tuvieron suficiente y no se atreven o sienten que no tienen derecho de volver a buscar un compañero.

Por eso cuando les llega un hombre, con intenciones de escarceo erótico y romance, le piensan dos veces. A esto le debemos agregar la sarta de parásitos y estorbosos hijos e hijas, madre, tías, hermanos y hasta el ex, que se entrometen en la vida de la señora, madre y mujer, que es solicitada para noviazgo o amasiato o quizás hasta para matrimonio.

¿En qué momento pararemos esta inmoralidad de meternos en lo que no nos importa? Me sorprende que en esta época de nuestro tiempo y en este mundo occidental, aún haya familiares y amigos idiotizados que impiden que una mujer y madre, soltera, viuda, divorciada, separada o sin ningún compromiso, busque calor para su cuerpo. Ya no digamos para que se ponga de novia, sino para que simplemente vaya al cine con un amogovio, salga a orearse con un tipo o que tenga un buen fornicio, bien puesto y acomodado, cuando se le pegue en gana.

Es ridículo, patético y sumamente vergonzoso que haya hij@s que critiquen a su madre por intentar un nuevo romance. Que haya criaturas que chantajeen a sus genitoras porque éstas desean mantener una vida sexual saludable con alguien que les quiere dar una atropellada. Cuando una mujer ya pasó por una emparejada, la maternidad, la crianza y luego llega a la libertad por cualquiera que sea la razón, es tiempo de apoyarla para que busque o deje entrar a su vida a alguien sea para algo serio o para puro brinco lujurioso.  Eso también significa ser un buen hij@.

Nos vemos en Facebook y en @Ivaginaria en Twitter.

Mamá y novio: elia.martinez.rodarte@gmail.com