No al sexo en seco

culo.gifLa única diferencia entre lubricantes, será sin duda su viscosidad: unos se aplican en la vagina, otros en el ano y quizás algunos de sabores, sean buenos para el sexo oral. Las experiencias sexuales de las personas se diversifican en aras de sentir más rico, pero en el camino muchas descubren artificios un poco rudos. Que se alejan incluso, del uso del lubricante.

El sexo en seco, podría abordarse desde dos definiciones. La de carácter oriental, que nos indica que este tipo de venida es más bien la contención de la eyaculación o del orgasmo, lo que se origina desde un acto de autocontrol verdaderamente entrenado. Quienes pueden aguantar la venida sin líquido, son entidades que han evolucionado hacia el gozo del sexo en otra dimensión que a los occidentales, nos cuesta mucho trabajo. Lo que queremos en este lado del planeta es mucha leche y humedad. Es como una meta sexual.

En otros casos el sexo seco implica no lubricación. Incluso evitarla o desparecerla. En la respuesta sexual humana varias glándulas humanas se ponen en alerta y emiten líquidos que propician el coito. En algunos casos la lubricación es tan abundante, que provoca que el pene se salga y se interrumpa el coito, lo cual implica el hermoso trabajo de la continuación del metisaca.

flow.gif

Pero la sensación fricativa es creada a partir de producciones artificiales. Mucha gente en su actividad sexual en aras de aumentar la frotación de los genitales, lo que hace es aplicar arena, detergente, glitter e incluso productos especializados y orientados a que el frotamiento sea más intenso y más afanoso.

Por supuesto que todo lo que apliquemos a la vagina y al pene en el momento del coito y que atrase su fricción, va a ser divertido, incluso placentero y doloroso. Pero antes de que empiecen a aterrarse las verijas en pos de que se frote con mayor intensidad, debemos tener algunas consideraciones.

Cualquier actividad que se realice para que el pene frote más fuerte en una vagina, por ejemplo, o en un ano, deberá ser riesgosa porque se pueden generar pequeñas cortadas, que nunca son bienvenidas en la actividad sexual. Al cortar o lesionar una cavidad anal o vaginal, los factores de riesgo para contraer una infección de transmisión sexual o de vih sida, son altos y factibles.

Cuando las glándulas de Bartolino ponen mojadita la vagina o el líquido espermático aparece, implica una de las tareas obligatorias para propiciar mejores coitos. No es natural bloquear este proceso, ni echarle tierrita a la pudenda para que frote con mayor intensidad, porque además el caldo de gérmenes será significativo. El fornicio es para gozar, pero debemos de considerar los riesgos cuando alteramos los funcionamientos naturales de nuestros orificios.

20

Las técnicas para secar los orificios de fricción sexual son muchas, y por desgracia muy usadas en culturas primitivas ahoy, porque son los métodos para satisfacer a las parejas sexuales masculinas. Detergente, telas secantes que se introducen a la vagina, otras sustancias terrosas que se aplican en los orificios, podrían eliminar la natural humedad de las cavidades. Entonces en el coito, ellos podrían sentir más rico e incluso, engolosinarse y prolongar una frotación ardorosa. Es un método creativo para generar placer, pero dada la enorme sensibilidad de la genitalia femenina, quién sabe en qué estado podrían dejarla con tanta frotada agresiva.

Sí son válidos todos los trucos para prolongar el placer, pero quizás, serían más benévolos y menos peligrosos los que aplican calor a la zona genital y agilizan la vasocongestión de los órganos sexuales externos, que vienen en gel o incluso en muchos condones. Friccionar de más es una experiencia de alto riesgo en la actividad sexual, y no digamos ya cuando se meten poppers o cristal por el culo, y activa el aguante por horas.

Cualquier droga o sustancia que se use para que haya mayor frotación entre genitales va por el propio riesgo del usuario, y sin duda, es un factor de peligro para contraer infecciones de transmisión sexual y vih sida. Nomás froten lo que aguanten y si sale sangre, paren.

Nos vemos en las redes sociales en @Ivaginaria en Facebook, en Twitter, en Instagram y  en http://www.ivaginaria.wordpress.com

 

Sin arenita: elia.martinez.rodarte@gmail.com

Post Scríptum:

MONTERREY…

derechos sexuales.jpg

Anuncios

Guaguis mentolado

 

halls

La seguridad es parte del acto sexual y si van a hacer una felación, asegúrense de que sólo un objeto ocupe su boca, en este caso, el pene. Existen hartas leyendas sobre las Halls negras o cualquiera que cause efecto gélido, y no es una regla que pongan rico o que potencie el guaguis: al chupárselo a alguien no deben ejecutar esta caricia sexual con uno de estos dulces en su cavidad bucal. Y tampoco lo metan a ninguna otra…

Al ingerir las controversiales pastillas negras se adquiere una sensación que puede conseguirse con otras sustancias de base mentolada, en boca, ano o genitales. Produce estados térmicas expansivos muy agradables, que han sido mejor vendidos que explicados a las personas.

Las pastillas negras Halls resuelven en el imaginario público ese eterno, preocupante, y por demás mamila asunto de la duración. La gente coital y que gusta de chupar, cree que durar mucho en una fricción genital o una mamada en cualquier zona, es una garantía de calidad. Y no, querido público. No sean de ésos que se aguantan harto para terminar, hasta que el semen se les vuelve cajeta líquida, y están duro y dale, mientras a quien se están forniciando ya actualizó todas las aplicaciones de su celular.

Entonces cuando una sensación tan expansiva, como la muy cargada de mentol, por ejemplo, adormece la lengua en una felación, fortalece ese acto de egoísmo de los batos cuando quieren que una se eternice chupando. Debemos de aprender a medir nuestra resistencia chupando, y también a ser chupados, pero en el caso de los hombres de todas las orientaciones y preferencias, si por ellos fuera, traerían una boquita mamadora pegada al pene. No conozco a ningún señor que diga: “ah, una mamada, no, no tengo ganas…”

pepe

Existen muchos productos y sustancias que prolongan la duración del coito, y en esto incluimos los destinados a la disfunción erectil. También hay condones mentolados, lubricantes con mentol, aceite con mentol, condones térmicos…

Sin embargo en casos de “afrodisiacos” tomados o untados, no es una regla que funcione con todes ni que les guste, y es necesario considerar que los dizque nuevos fetiches sexuales están constituidos de dos ingredientes: morbo y desinformación. Y riesgo de muerte por asfixia si se ponen a chupar la pastilla y un pene a la vez. La gente cree que es broma o una noticia chafa de que una persona haga una felación con un dulce en la boca sabiendo que se puede ahogar.

El principio básico para usar dulces mentolados es chupar la pastilla un buen rato, para obtener la sensación y luego proceder a mamar. Pasa igual que con los dulces para la tos, que hacen lo mismo, pero no tan intenso y no adormecen tanto la lengua. La pastilla debe pasearse por todos los rincones de la boca, incluyendo la parte interna de los cachetes, a los lados de la lengua y si es posible a los lados de las encías. Entonces ya luego hacen una frecuencia: chupan el mentol, luego el falo y después le soplan gentilmente para reforzar la sensación y así se agarran.

Las pastillas negras Halls resuelven en el imaginario público ese eterno, preocupante, y por demás mamila asunto de la duración. La gente coital y que gusta de chupar, cree que durar mucho en una fricción genital o una mamada en cualquier zona, es una garantía de calidad.

En el caso de una vulva, la sensación refrescante siempre será bienvenida. Una mano fría que atrapa una entrepierna a pelo es una grata sorpresa, por ejemplo, pero cualquier cambio de temperatura brusco no es divertido para quien está abierta.

Los ungüentos hechos a base de mentol, causan la misma sensación y quizás de forma más intensa, pero no a mucha gente le gusta comer vicks…Y estoy de acuerdo con lo de no tragar: no sabemos qué efectos cause, pero en caso de penetración, un poco de pomada, ofrece una buena fricción. Vaginal y anal. Se siente el frío y el calor del mentol untando y ofrece aguante y duración. Ello porque adormece, pero no ataranta a la genitalia. Es fuerte y nítido: se notan los fluidos como cambian de temperatura, cómo favorece la lubricación y ayuda a que las genitalias se toquen más e incluso, sin una penetración completa, hay una sensación expansiva. Además ya no nos darán tan fuertes las molestias de la tos en la genitalia…

Nos vemos en las redes sociales y en http://www.ivaginaria.wordpress.com

 

Coito orgánico: elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La paja de Orinoco y otras jaladas…

orinoco

Jálate por unos tacos

Qué manera de encuerar el machismo, misoginia y sexismo en México con una sola jalada y sin final feliz…El domingo pasado, una pareja de borrach@s amanecid@s fueron detenidos en una taquería de la calle Orinoco, en el llamado centrito de San Pedro (uno de los ranchos aledaños a Monterrey), porque la mujer estaba jalándosela a su acompañante masculino, quien pene al aire, se dejó pajear. Beso y manuela, beso y manuela y así mientras la gente miraba, grababa y hacía lo mejor que sabe hacer: se hacían ueyes.

Un inepto, ineficaz y torpe equipo de la taquería Orinoco, no impidió el acto, no cuidó a ninguno de sus clientes (incluso los exhibicionistas de la masturbada), permitió el ingreso de la fuerza pública provocando un escándalo innecesario que derivó en una exhibición pública y vergonzosa en las redes, particularmente, de la muchacha,.
De él sólo sabemos su nombre y que ya lo corrieron de su trabajo, aunque no recuerdo que la paja pública y exhibicionista realizada fuera de las horas de trabajo, sea una causal de despido.

De ella sabemos su nombre, su cara, dónde vive, el cárdex de su escuela, sus cuentas de las redes sociales y muchos datos inútiles que no necesitamos nombrar porque no es la idea revictimizarla de nuevo, ni a él tampoco. Aunque el hombre masturbado no fue expuesto como la mujer.

Terra cabeceó su nota con un: “Detienen a mujer…” bla bla gua gua y sacó una nota con un perfil de la mujer que hizo la masturbación.

indice

Ella es una víctima porque la señal del escarnio y el acoso en las redes es sexista y dirigido a ella. Porque le hizo la pajuela a ese pobrecito. En México todas somos putas hasta que se nos compruebe los contrario. Según la psique macha mexa, hasta la mamuchis más santa, la abuela más chida, la hermana más ñoña, lo son, en especial si son ajenas. Hasta el más mesurado, feminista y equilibrado hombre esconde el icono de la puta en su clóset machín, para usarlo en la ocasión de juicio a una puta que así considere por su propia percepción de la putería. En la genitalia femenina está la “falla”.

En el imaginario machista mexicano, siempre hay una piedra que aventarle a cualquier mujer. Aunque en este caso, peca tanto la que hace la paja como el que se la saca. Que tampoco sacó la gran mandarria, ni está para que se desmaye nadie con  ese falo: fue una puñeta equis, grabada por varios comensales que no dijeron nada, sólo los captaron con su cámara para las redes sociales, grabando taimadamente, según ellos bien sordeados, escondidos en esa nueva forma de ser cobardes, que es tras una cámara impune.
Además de idiotez y pasividad por parte de la gente de la taquería, quienes debieron hacerse cargo del suceso por consideración a sus clientes (aún los que tuvieran el pene de fuera), la clientela prefirió hacer vídeo, escarnio y viralización. Nunca está demás humillar al prójimo y en nuestros tiempos cualquier entidad mamífera trae consigo algo con qué grabar.

El personal de ese establecimiento no sólo no respetó las elementales normas de higiene al permitir una manuela entre las mesas de su changarro, sino que permitió la viralización de un contenido que puede resultar asqueroso…E inexacto con la oferta del comedero, porque en ese vídeo pudieron haber salido aderezos que no estaban en la carta. Si me creen que me paso deveras con este chiste asqueroso, debían de ver los memes y burlas sobre la jalada. Ahora anda un letrero de prohibido por internet, en donde bajo un circulo de prohibido, esta una manita masturbadora apretando un pene duro. “Se le suplica a los clientesde este restaurante no hacer sus jaladas aquí”. Nunca mejor dicho.

La policía llegó por la pareja pajueleadora a la taquería y l@s sacaron esposad@s, luego de ser sorprendidos con las manos en la masa. Como en una fiesta de mandriles que acaban de verse al espejo, todos aplaudieron triunfales. “A huevo, a huevo” farfullaban esos pobres, quienes seguro pajuelearon solos, a su vez, esa madrugada.

Además ¿qué clase de ridiculez es esa?, de que ya una no puede fajar en el restaurante a sus anchas sin que algún primate saque su celular y te graben. Ash.

Nos vemos en mi página de http://www.ivaginaria.wordpress.com

 

Ya no hay intimidad: elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

 

 

Tijeritas y otras lesbianadas…

neon-girl

Kamasutra lesbos

Al Kamasutra lo han emputecido de todas las maneras posibles. Los textos sagrados del erotismo hindú han prestado su nombre a todas las encomiendas sexuales, porque hay Kamasutras para cualquier cosa. Esto quiere decir que a la babosada que se nos ocurra, podemos ponerle el Kamasutra de los besos, del amor, de las posiciones, de cómo bajarse a mamar y así de cualquier tema relacionado a la satisfacción erótica y sexual.

Estaba viendo el Kamasutra lesbos ilustrado, uno de esos manuales que interpretan el texto hindú a su manera y que además le ponen monitos para que sea más práctico.

Primero debemos estar claros en una cosa: ningún libro con el nombre de Kamasutra, ni siquiera los productos eróticos Kamasutra, ni cualquier cosas que se llamé así, le va a enseñar a nadie a coger, a hacer una buena felación o cunnilingus, o tendrá una satisfacción garantizada en el erotismo y su vida sexual.

Escrito por Vatsiaiana, un autor indio cuya fecha de nacimiento y muerte son imprecisas (dicen que vivió entre los siglos primero y sexto de la era cristiana), escribió el Kamasutra como una forma de indicarle a los mortales cómo proceder respecto a sus sensaciones y sentimientos, así como controlar sus pasiones y temperamentos. En sí era como un libro de autoconocimiento y de templanza para el espíritu. Vatsiaiana era un hombre que estaba educado en la contemplación y meditación, entonces cada uno de los 36 capítulos de este libro del erotismo, seguramente fue pensado durante las largas horas de abstinencia sexual que se aventaba el autor, porque era un firme creyente del control de sí mismo.

Sin embargo, siglos después de que el más famoso de los textos antiguos sobre el sexo fuese creado, existen interpretaciones del Kamasutra, que no son propiamente el Kamasutra, sino el préstamo de un nombre célebre sobre el sexo, para escribir otros libros sobre fornicio.

Este Kamasutra lesbos, debiese llamarse Manual para forniciar de la lesbiana moderna, porque en realidad lo que muestra en su contenido, son posiciones para mamar, para dedear, para aplicar falos o arneses, hacer la tijerita y eso sí, tips útiles para comprender el cuerpo de la mujer.

No podemos llamarlo un Kamasutra, porque la intención de este libro hindú expone propósitos muy específicos sobre el sexo, el erotismo y la sexualidad. Incluso hay secciones dedicadas a la búsqueda de una esposa buena y sobre las cortesanas,

Pero lo suyito de este libro, es la información sobre cómo manejar un cuerpo femenino y descubrirlo, y sacarle provecho a las zonas erógenas femeninas. Por ejemplo, en un párrafo dedicado al cunnilingus, dice que cuando se aplique la mamada en la zona vulvar, se debe aprovechar el momento para abrir la boca frente a esta zona y hacer como “si se traga a la vagina”. De hecho, querido público, ya tenemos una genitalia femenina siendo comida, pero abrir la boca en sensación de acaparamiento puede ser excitante, según dice el libro.

Ilustra también sobre la unión de las genitalias femeninas, ya sea en una tijerita o en una monta de una mujer encima de otra, para frotarse y estimularse haciendo junta de bocas de abajo, girando, pompeando, montando o acariciando nada más. En varias posiciones y giros.

Pero quizás la parte más tonta de este libro, es que le llaman vagina hasta la zona de la vulva, es decir, a ésta última ni la nombran y es justo la puerta de entrada de las chupadas, dedos, dildos y cualquier accesorio que use una lesbiana para complacer a otra. Además otra de las más grandes equivocaciones en el mundo gay y lesbiano, es dividir a su universo en personas activas y pasivas. En el Kamasutra lesbos enfatizan mucho en la pasiva y la activa, lo cual limita muchísimo el ejercicio de la sexualidad, porque lo acota a pocas opciones. Una es la que pone y a otra a la que le ponen. Uno la mete y el otro se deja penetrar. ¿Que ya nadie confía en hacer vueltas charras nada más para variar? Hay que dejar que los cuerpos hagan y se hagan, y mientras tanto, explorar cada una de las sabrosuras que nos ofrece un acto sexual.

Tijereteando: elia.martinez.rodarte@gmail.com

Pornostalgia…

ka

 

La puñeta del ayer…

¿Cuánto ha cambiado la forma de masturbarse en comparación a hace 10, 20 ó 30 años? Y la manera en cómo ejecuta la gente su actividad sexual?

Uno de mis mejores amigos siempre me pone a reflexionar sobre las formas en las que nos hemos liado una y otra vez en toda clase de maromas pornográficas…No él y yo, sino toda la gente en el mundo que consume sexo virtual, pornografía, conversaciones calientes, y toda clase de mercantilismo sexoservidoresco…

Para empezar…¿a dónde quedaron las hot lines? La última vez que recuerdo que alguien me contó que se la puñeteó hasta desmayar en un teléfono hablando con una rubia sádica vestida con algo púrpura, fue cuando el dólar estaba a menos de 13 pesos.

Es decir, muchas centurias de horas de internet han pasado, para olvidar casi por completo al sexo telefónico, que ahora ha sido sustituido por el wassap, los chats, cualquier medio de mensajería para marranear casi en vivo, porque si nos ponemos en plan porno, seguramente transmitiremos algunas de nuestras guarradas postmilenials en vivo, con todo y aroma del calzón al aire…

Nunca mejor dicho.

La pornografía de las revistas como Hustler y Playboy, íconos fundacionales del softporno pos-moderno, resultan ser ahora montones de papel que a nadie le importan con señoras que no cachondean a nadie, ni siquiera cuando se abren como su fueran a parir a un canguro del tafanario.

Todo cae irremediablemente pero, aquellos días primitivos en los cuales las personan intentaban quemar sus revistas porno para que los mequecillos de sus primos o sobrinos o hijos no viesen a las encueradas, han sido enterrados y se ven igual que un pictograma egipcio de un faraón jalándosela.

No crean que este es uno de eso discursos mamilas de comparar los tiempos y épocas con el fin de determinar cuál fue mejor. Práctica aburrida de gente que nada más piensa en cuánto le va a crecer si dice esa mamilencia. Cada quien vive lo suyo, y si a nosotr@s adolescentes nos tocó explorar en el terreno aburrido de la pornografía mal hecha, así cogeremos probablemente. Eso sí, hay muchas generaciones, tribus y culturas que han asimilado lo mejor del porno, de lo cachondo y provocador.

Conozco a muchas personas que para jalársela, de adolescentuelos, nada más les bastaban menos de diez páginas del Libro Vaquero. Ahora la gran visibilidad del porno, en los adminículos portátiles y en cualquiera que ande en línea, trae a la pantalla a cada que se le ocurra, la calentura querer ver una genitalia pulsante: entonces eso será.

Nos preguntábamos: ¿habrá cambiado la forma de coger de las personas? ¿Su pornografía no les da suficiente técnica o motivación para hacer un pompeo de quebrar cadera? Hemos adormecido nuestros sentidos, como si nos empeñásemos en transformarlos en otros zombies: las hotlines apelaban al oído, a la imaginación y a la imaginaria sobada de culo que el que escuchaba, le iba a proporcionar a la sinuosa mujer al otro lado de la línea. Que más bien era una monumental dama que tejía mientras sodomizaba a un señor con su conversación al teléfono. Las revistas de señoras encueradas se han convertido en uno de esas publicaciones que alguna tribu humana convertirá en objeto de culto, lo cual celebro. Los nostálgicos, como en una conferencia de motoristas que me tocó escuchar hace poco, dirán: es que antes eran más cachondas, gua gua bla bla, y todas esas insensateces que dicen los hombres cuando no se les para. El porno se encuentran a la vuelta del click de cualquier computadora en el mundo…

No existe nada mejor o peor en el porno,  ni para los tiempos de cualquier puñeta, porque sin pornografias, morbo, cachondería, sexosidad, estrés, hacerse una masturbación nutritiva nunca pasará de moda. Es parte de la sexualidad humana y del reconocimiento del cuerpo.

Quiero agradecer con todo mi corazón a tod@s los (¡cientos y cientos!) adolescentes que me recibieron en sus secundarias en los municipios de Juárez, Guadalupe, Apodaca y Santa Catarina esta semana. Mi ciclo de talleres de derechos sexuales y reproductivos termina hoy. Estar cerca de ustedes me convirtió en un mejor ser humano.

 

No se la arranquen: elia.martinez.rodarte@gmail.com