Abierto todo

poppersx400

Popper en tu corazón

Hace algunas eras geológicas, mi amigo Abel Quiroga, conocido activista de la comunidad LGBTTTIQH de Monterrey, me habló sobre los poppers y su expansiva función que propicia poner el culito en posición de decir “o” mayúscula.

Los hados buenos, o malos quizás, impidieron que yo disfrutase el efecto del popper. ¡Por supuesto que conseguí uno, no me iba a quedar con la duda! Hasta después comprobé sus efectos. Sólo diré: Ok.

El popper es una mutación, por así llamarla, de droga que sirve para propiciar el afloje de los orificios corporales. Está hecha de nitrito de amilo, nitrito de butilo y nitrito de isobutilo, los cuales expanden las sensaciones sexuales y ayudan a que un@ se ponga más flojit@.

Los poppers definitivamente son una sustancia recreativa más propicia para quienes van usar el culo, por eso se dice que es una droga para la banda gay, pero les recuerdo querido público, que hay un amplio sector de la población femenina que también gusta por detrás. Y además a un gran sector masculino buga heteroflexible, que pide atención a su galletita.

La sensación al inhalarla es poderosa, porque además huele muy fuerte. Es una sustancia que no debe ni por error beberse o caer en la piel o los ojos. Es de mucho cuidado. Y también me refiero a de que si estás en un ánimo mamila y pones velitas por todos lados porque vas a celebrar al orto, habrá un flamazo por el popper.

Hay que dejar constancia de que el consumo de las sustancias como el popper, es un acto de riesgoso, tal y como sucede con otros aditivos. No lo recomiendo, no lo hagan en casa, actúen bajo su propia responsabilidad.

No andamos metiendo miedo a consumir poppers o que cada quien haga lo que se le ponga en los cojones / ovarios. Debemos de crear conciencia sobre el impacto de las drogas y otras zonas felices, antes de meterlas como recreo para el fornicio.

El popper por ejemplo, causa un efecto inmediato al inhalar del frasquito en que viene, sin embargo dura poco el avión. El ritmo cardiaco se acelera, la sangre circula más rápido, porque es un vasodilatador. Actúa bajo el mismo principio que los medicamentos en contra de la disfunción eréctil.

Pero en este caso nada más da el tirón: el culito empieza a actuar con la velocidad de las plantas y se abre como flor carnívora esperando su trozo.

No me parece que la distensión de la vagina sea una buena idea, como podría suceder con los poppers, a menos que se quieran poner en un mano a mano con su perrito. Es más trabajo para nosotras, quienes lo que queremos es hacer la prensa vaginal, no desguangarse, o sea perder el control de nuestro apretamiento.

Pero produce un efecto feliz y sanguíneo, porque sentiremos el cuerpo efervesciendo por un ratito. El resto del jale lo tienen que hacer ustedes. No se trata nada más de dar de inhalar para luego ir a habitar los hoyos.

El consumo de este aditivo, por supuesto, tiene muchas contraindicaciones, y una de ellas es que puede ocasionar ciertos asegunes con la erección. La retrasa, la alenta y quizás el pene, que no sabe si va o viene, no sea muy activo en el meneo.

Pero la apertura de los orificios nos ofrece la oportunidad de explorarlos más a gusto, sin olvidar usar el lubricante a base de agua para que no se vayan a la bárbara. Una cosa es que expanda los agujeros, pero siguen sin ser de hule.

Al ser una sustancia con fuertes químicos, está contraindicada para personas con presión alta y baja, con historial de anemia, y no son recomendables para personas portadoras de VIH porque los poppers ahuitan en sistema inmológico después de su uso. Cualquiera al inhalarlo, probablemente se encuentre más vulnerable y con las defensas más bajas.

Sobra decir que las embarazadas no deben utilizar poppers, así como tampoco deben mezclarse con la ingesta de drogas, estimulantes y alcohol. No le metan más emoción a la montaña rusa.

El consumo de popper nos eleva, sí pone, pero es un poco aturdidor y es fuerte, porque su olor hace que te tiemblen las pestañas. Es un aditivo que pone a modo el culo.

Pasarás por aquí: elia.martinez.rodarte@gmail.com

Anuncios

Chichis (de señores) pa´ la banda…

senos

Los hombres también tienen senos y propensos al cáncer de mama

Mamas de señor

La existencia de los senos en un hombre o el abultamiento de los mismos, ginecomastia se llama esta condición, es común en muchos señores, que se agudiza por el sobrepeso y la falta de ejercicio, pero también existe por la genética y otras patologías. En algunos casos puede ser que el varón con pechos abultados, sea hijo de alguien con esa característica, aunque no es la norma.

Otras causas de la acumulación de grasa en las mamas son: envejecimiento, tratamientos con esteroides, males hepáticos, poca producción de testosterona, consumo de alcohol, marihuana o exceso de cárnicos, insuficiencia renal, entre otras. Hay que destacar que esta irregularidad en las mamas afecta a uno o a los dos pechos. Es decir, pueden ser de tamaño diferente. Otras teorías sobre el crecimiento de las mamas en los varones, también se debe a un exceso de estrógeno en el organismo del individuo. La hormona femenina propicia el desarrollo de pechos, agrandándolos y dándoles una apariencia de senos mujeriles.

¿Qué ocasiona este problema además de la necesidad de usar brassiere? Que los señores tengan reservas o pena de mostrar el torso desnudo en duchas comunales, en albercas e incluso puede llegar a convertirse en un problema de inhibición sexual.

Lo que se puede considerar una falta de conocimientos sobre los pechos de un señor, es cuando este crecimiento de las glándulas mamarias se convierte en un objeto de mofa y de escarnio por parte de personas que consideran afeminado o poco viril la existencia de senos masculinos, lo cual no tiene ninguna relación con la preferencia y orientación sexual de un individuo. Y aclaremos lo obvio, porque a veces hay que hacerlo: no es una condición de hombres homosexuales ni guarda ninguna conexión con ello.

En la adolescencia de un varón es cuando se puede notar el crecimiento de las mamas así como en el sobrepeso. A medida que se van mostrando los rasgos sexuales secundarios, se hace notorio el pecho grande. Otra característica de los pectorales masculinos, y esto no tiene que ver necesariamente con el abultamiento grasoso, es que hasta el 2 por ciento de los hombres pueden desarrollar cáncer de mama, aunque es raro que esta enfermedad aparezca en señores. Por ello es conveniente explorarse de vez en cuando, por si hay bolitas inusuales o irregularidades en el color o textura de la tetilla.

001_small

Independientemente del tamaño o el grosor de los pechos masculinos, debemos destacar que gracias a sus conexiones nerviosas y sensibilidad en las tetillas o pezones, es una zona erógena. Así como el tetámen femenino explota en sensaciones y deviene en lubricación de la genitalia, en el caso de los señores puede ocasionar las mismas reacciones y desencadenar la excitación. Los besos, las lamidas en la punta de las tetillas, la utilización de plumas o un vibrador para acariciarlas o el masajeo con la palma de la mano, las emociona.

Así como los pezones de mujer presentan erecciones al ser acariciados y manipulados, en los varones también son sensibles al cambio de temperaturas. Pasarles en la puntita un hielo o en los alrededores de la aureola; lamerlos, mojarlos y luego soplarlos; o incluso el calor extremo de la cera de una vela, para los amantes del sadomasoquismo, son maneras de estimular los pechos en general.

Para los varones que tengan un par de mamas grandes y quieran cambiar la situación estética de las mismas, pueden recurrir a una cirugía que arregla la ginecomastia.

El procedimiento es sencillo, se realiza con anestesia local o general, – dependiendo del caso -, tarda máximo un par de horas y el paciente puede incorporarse a sus labores cotidianas en un par de días. Lo único que los médicos hacen es remover la grasa haciendo un par de incisiones cerca de la aureola de la tetilla.

El problema de los pechos de hombre que son notorios, afecta más en la autoestima o la percepción del cuerpo, más allá de ser un problema de salud, porque es un abultamiento de grasa. Muchos ahí andan enseñando el tetámen en el estadio y ni quien les diga nada, entonces sólo en un caso de dolor, o de aparición de tumores o bolas, o de dolor y ardor, debe ser motivo de preocupación.

El chichón: elia.martinez.rodarte@gmail.com

Mientras más picuda la bota, más loca la jota… (escuchado “por ahí”)

maradona

Hombres que jotean

En aquellos días cuando yo era una criatura, en mi remota ciudad saltillense, se organizaba un evento festivo en las calles que se llamaba el “desfile chusco” o algo así. Los alumnos de ciertas escuelas, en especial los agrónomos de la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro, se disfrazaban de mujeres: maquillaje, peinado, zapatos de tacón alto, vestidos entallados y un par de globos en los pechos simulando un frente abundoso.

Ellos se divertían sonoramente vistiéndose de señoras y caminando de forma afectada, campaneando las caderas y actuando según ellos como mujeres. Si alguien les hubiera dicho que eran unos travestis mal maquillados como payasos de circo pobre, que caminaban en tacones altos como si trajeran un objeto incrustado en el culo, seguramente se les hubieran caído las tetas de globo y les hubiese dado pena seguir travistiéndose. Pero no creo, porque eso también era un pretexto para la jarra, antes y después del desfile chusco. Imaginen esas fiestas llenas de hombres maquillados bebiendo, con sus vestidos puestos. Pero borracho no cuenta…

(Justo hoy me dí cuenta que el Ingeniero Juan Antonio de la Cruz Campa, uno de los más destacados rectores de la UAAAN, fue quien eliminó esta hórrida práctica por ser denigrante para las mujeres)

Era un desfile sexista y misógino querido público, cosa que no sabía por sus nombres en aquel entonces, en que me tocó ver a esos infelices travestidos haciendo parodias de sus propias mujeres. ¿De dónde sacaban las actitudes femeninas esos tipos? De su mamá, de su abuela, de sus hermanas, de sus primas, de sus novias y de todas las pobres que rodeaban a semejantes individuos.

La mayoría de las parodias femeninas eran puto joteo. Todos los hombres sin excepción en el universo han tenido un encuentro cercano del tercer tipo, o con el tercer tipo, e incluso la misma negación de esto es ya una postura sobre lo gay. No le creo a ningún señor que me diga que no ha tenido algún leve conecte con su lado homosexual. Los más homofóbicos son los que sienten en secreto una pulsación en el orto, y créanme que existen también muchísimos tipos bragados y bugas, a los que una les mete un dedito a la cavidad anal y se pepenan de él como una boquita golosa a un chupirul.

gayuno

He visto jotear a muchísimos hombres que conozco. Y no es un secreto tampoco que la debilidad por el joteo y el travestismo, es muy tentador para algunos señores. Yo tenía un novio al final de mi carrera, a quien maquillé varias veces con delineador negro en los ojos porque le encantaba Robert Smith, el vocalista de The Cure. Entonces se ponía el pelo alborotado, se dejaba oscurecer los ojos, se ponía una camisa floja y emulaba perfecto el look de señora gorda que siempre tuvo y ha tenido el señor Smith.

Siempre me pareció el joteo de los hombres heterosexuales, como una forma de homofobia que se empeñan afanosamente en demostrar. Es decir, les encanta jotear, pero como son rete machines y creen que su culo está blindado de adamantio, pueden tomarse la licencia de jotear de forma escandalosa.

¿A poco no conocen a alguien que jotea a la menor provocación?, ¿quién no se ha topado con uno de esos que, a los dos tequilas se les vira la canoa y empiezan a jotear bien intenso?, es increíble a veces cómo tienen bien pensado el acto de jotear.

Mis hombres no deben jotear. Al menos no los de mi consumo personal. No me asusta su lado gay, sino más bien me hace pensar mucho sobre la forma en que expresan su homofobia, y peor aún, me hacen reflexionar sobre las otras formas en las que pueden llegar a ejercer otro tipo de discriminación, aunque sea uno entre juego y broma, como lo es el joteo.

Además el joteo en lo hombres heterosexuales es grotesco, porque no lo saben hacer bien. Hasta yo que no me considero ninguna florecilla de la femineidad, puedo jotear y perrear, pero ese título ya me lo gané: he sido jotera desde que se inventaron los jotos.

Los personajes paródicos de gays en la tele, también promueven la homofobia. Ahora gracias a que hemos superado todos los horribles canales de teve cable y podemos ver cosas mejores en internet, lo sabemos: México es un país en donde la parodia, burla y oprobio hacia la banda gay, es muy virulenta.

La homofobia empieza por el culo del compadre.

A mi querido Antonio Bertrán: elia.martinez.rodarte@gmail.com

salivando encima de tí

pulpo

No sólo es para babosear…

Desde tiempos inmemoriales la saliva ha sido el lubricante amoroso de la actividad sexual. El señor que se abrillanta su glande antes de poner su pene en alguna cavidad. O la muchacha que se masturba lubricando con sus propias babas lanzando un leve escupitajo a su mano. Y por supuesto, la mejor de todas las funciones: el ir y venir de salivas entre las bocas que se besan y se inundan, porque sin aguazo, me temo que los besos serán desérticos y terrosos. Es urgente la humedad al besar, porque es lo que crea otras humedades. Eso me recuerda que me encanta besuquearme en las estaciones del metro, lo cual significa que he ejercido un sano y muy merecido intercambio de babas, lo cual es signo de buena salud. Saludo a tod@s los que fajan en el metro: son mis personas preferidas.

Pese a los enormes beneficios y usos de la babita en nuestras costumbres sexuales, debemos de puntualizar para lo que sí sirve y para lo que no es útil la saliva.

No es un lubricante anal: líbrenos las diosas que nos dejen ir un pene que sólo esté ensalivado y que pretende ingresar por el culo. No es una actitud civilizada, porque la saliva es un compuesto muy ligero y acuoso. Tiene un componente llamado opiorfina, que puede calmar el dolor, pero de ninguna forma o circunstancia habrá suficiente baba como para atarantar el dolor en el culito. Un falo rumbo al orto debe de ir envuelto en un condón más resistente, de los que se usan para sexo anal. Además se debe de utilizar un lubricante adecuado, ya saben que siempre recomiendo el que está hecho a base de agua. Nada de culear sin lubricante. Es un acto de violencia. Casi casi como escribir culear, pero sé que en el fondo lo disfrutaron.

La saliva no es un lubricante vaginal tampoco, porque el asunto es propiciar que las glándulas de Bartolino cumplan su sagrada misión de ponerle humedad y lubricación natural a las paredes de la vagina. Esto se logra con un buen faje, señores, a estas alturas ya están lo suficientemente verijudos para saber qué armas portan y cómo hacen que se moje la dama. Pero la saliva no puede sustituir efectivamente a esta humectación natural, a menos que hayan invertido una media hora en un cunnilingus, que no sólo propiciará mayor producción de saliva, sino que también enloquecerá a las glándulas de Bartolino, y en el caso maravilloso que les salgan bien las cosas, la señora eyaculará y aquello parecerá un parque acuático en quincena. No existe nada más espectacular que una mujer explotando en aguas: no es una manguera enloquecida como se ve en el porno, sino como una regaderita tierna, pero enjundiosa, que moja para decir que está contenta. Por eso hace ruiditos comprometedores.

La saliva sí es una sustancia benévola debido a su capacidad de matar microbios y agentes malignos, pero no garantiza que debido al intercambio de fluidos, no vaya a transmitirse el virus de la inmunodeficiencia humana, en especial si hay rozaduras o cortadas y hay contacto de boca. Es muy importante que en tiempos en los que se han diversificado las poblaciones vulnerables al VIH, vigilemos con mayor atención en donde ponemos los labios y en dónde y con quiénes intercambiamos babas.

La saliva es necesaria y hasta urgente para los besos. El metisaca de la lengua, la sensación de darse de beber, la lucha entre los dientes que chocan, los boqueos en las bocas: todas esas actividades necesitan el amortiguador social y húmedo de la baba. Cuiden de no babosear en demasía, no se salgan de los labios o se aparten de la lengua si saben que van a transitar por la cara dejando una estela de saliva innecesaria. Nada de puentitos de baba hasta donde puedan, porque ya cuando la cosa gotea, es signo de que debemos de administrar nuestras acuosidades. No arruinen la besuqueada con exceso de humedad.

La saliva no se escupe: se deposita amablemente. No sé en qué planeta se inventó ese escupitajo horrible que mucha gente emite como si estuviera alejando espíritus malignos.

Hasta para salivar encima de otr@, hay modales.

Baboseando: elia.martinez.rodarte@gmail.com

Escribir, un oficio de nalgas: Alfonso Reyes

bolitas

Lectura de tafanario

Podríamos hablar de las nalgas durante la eternidad sin aburrirnos, porque entre el albureo y los masajeamientos de la palabra, hay mucho qué decir.

Existe una ciencia, una práctica o disciplina, no sé cómo definirlo en mi mente, denominada la rumpología y se trata de adivinación mediante la lectura de los pliegues, bordes, dobleces texturas y formas de las nalgas. Tanto de la izquierda como de la derecha.

La principal precursora de la rumpología, es la mamá de Sylvester Stallone, la señora Jackie Stallone, quien ha practicado la adivinación del futuro analizando las nalgas de muchas personalidades. Existen videntes de esta técnica que pueden leer el nalgatorio con tan sólo mirar el derriere sin tener que acercarse mucho al trasero. Incluso sin que la persona se tenga que quitar la ropa.

“También sostienen que el glúteo derecho representa el hemisferio cerebral izquierdo y nos predice lo que vendrá, mientras que el glúteo izquierdo representa el hemisferio cerebral derecho y nos habla sobre nuestro pasado”, dice la nota publicada en un diario sudamericano llamado www.deperu.com, de donde presuntamente es originaria Bibian Arango, una de las practicantes de la rumpología con más horas nalga y adivinación con esta técnica.

Las formas de las nalgas, además de revelar nuestras atrocidades pretéritas y lo que no quisiéramos saber del futuro, son diversas y poseen diversos significados.

Las nalgas con forma de pera son las que corresponden a personas pacientes y de carácter firme; las de manzana son de gente asertiva, con mucho carisma y dinamismo; las de forma redonda son las de individuos alegres y optimistas…y adivinen cómo son las personas de nalgas planas: ¡unos nabos! “…indica que es una persona inútil, negativa y triste”, dice la nota sudamericana.

De todas las prácticas adivinatorias que conozco, ésta es la que más discrimina al marchante, porque de entrada cualquier desnalgad@ ya está condenado a que se lo cargue el payaso (cosa que en México puede ser tomado a la letra).

Pero eso de leer las nalgas, aunque la mamá de Rambo diga que es una práctica antiquísima de los babilonios y de los hindúes, no es ninguna cosa que sea complicada.

Unas nalgas que se fruncen y desfruncen continuamente revelan inseguridad y una conciencia plena de que se tiene un trasero no agraciado. Un tafanario cuadrado, indica que son parte de la enorme población sedentaria que nada más está cuajando la grasa en una silla. A este le corresponde la terrorífica nalga del juicio, que tanto vimos en aquellos días apocalípticos de mujeres con pantalones a la cadera. Qué cosas vieron mis ojos. La nalga del juicio es patrimonio de la humanidad, así como la celulitis, producto también de la planchada de nalga.

La nalga colgada habla de una persona que camina poco. La nalga metida es como un castigo bíblico, porque por lo general viene acompañada de un cuerpo igual de extraño, que no se logra balancear ante la ausencia de nalga. Debo de señalar que para mi personal gusto, si toco en donde debe haber una nalga y no hay tal, sí me siento decepcionada.

Una nalga abundosa, con doble carne, con cierto bamboleo no demasiado gravitacional, es mexicana, sin duda. Por lo general están contentas, les gusta el pompeo, son entusiastas, lucen bien con casi cualquier cosa (excepto mallas blancas, no se excedan nalgonas), son respondonas asegún la alimentación de la dama y uno de sus dones es que guardan, la nalga izquierda y la derecha, al amor de tus amores.

Además la actitud de la nalga de cualquier persona cuenta. No sólo es producto de cómo haya quedado moldeada por los golpes de la vida. Por ejemplo: nalga que va bamboleando: algo quiere. Nalga enjuta: no está comiendo bien. Nalga firme en exceso en corto tiempo: ¿cuánta grasa te quitaron de la cintura para acomodarla en la nalga, mana? Nalga imaginaria (de esas que sólo se ve el abombado de la ropa): suele ser una bustona y visceversa. Nalga con estrías: ahí estuvieron antes 20 kilos de filete. Nalga relajada y la otra tensa: indecisión.

La rumpología sólo es una forma cuasi legal de tocarle el tafanario a otras personas y sabrosearse con licencia. En México ya habíamos inventado esa ciencia.

Las mías: elia.martinez.rodarte@gmail.com