Tijeritas y otras lesbianadas…

neon-girl

Kamasutra lesbos

Al Kamasutra lo han emputecido de todas las maneras posibles. Los textos sagrados del erotismo hindú han prestado su nombre a todas las encomiendas sexuales, porque hay Kamasutras para cualquier cosa. Esto quiere decir que a la babosada que se nos ocurra, podemos ponerle el Kamasutra de los besos, del amor, de las posiciones, de cómo bajarse a mamar y así de cualquier tema relacionado a la satisfacción erótica y sexual.

Estaba viendo el Kamasutra lesbos ilustrado, uno de esos manuales que interpretan el texto hindú a su manera y que además le ponen monitos para que sea más práctico.

Primero debemos estar claros en una cosa: ningún libro con el nombre de Kamasutra, ni siquiera los productos eróticos Kamasutra, ni cualquier cosas que se llamé así, le va a enseñar a nadie a coger, a hacer una buena felación o cunnilingus, o tendrá una satisfacción garantizada en el erotismo y su vida sexual.

Escrito por Vatsiaiana, un autor indio cuya fecha de nacimiento y muerte son imprecisas (dicen que vivió entre los siglos primero y sexto de la era cristiana), escribió el Kamasutra como una forma de indicarle a los mortales cómo proceder respecto a sus sensaciones y sentimientos, así como controlar sus pasiones y temperamentos. En sí era como un libro de autoconocimiento y de templanza para el espíritu. Vatsiaiana era un hombre que estaba educado en la contemplación y meditación, entonces cada uno de los 36 capítulos de este libro del erotismo, seguramente fue pensado durante las largas horas de abstinencia sexual que se aventaba el autor, porque era un firme creyente del control de sí mismo.

Sin embargo, siglos después de que el más famoso de los textos antiguos sobre el sexo fuese creado, existen interpretaciones del Kamasutra, que no son propiamente el Kamasutra, sino el préstamo de un nombre célebre sobre el sexo, para escribir otros libros sobre fornicio.

Este Kamasutra lesbos, debiese llamarse Manual para forniciar de la lesbiana moderna, porque en realidad lo que muestra en su contenido, son posiciones para mamar, para dedear, para aplicar falos o arneses, hacer la tijerita y eso sí, tips útiles para comprender el cuerpo de la mujer.

No podemos llamarlo un Kamasutra, porque la intención de este libro hindú expone propósitos muy específicos sobre el sexo, el erotismo y la sexualidad. Incluso hay secciones dedicadas a la búsqueda de una esposa buena y sobre las cortesanas,

Pero lo suyito de este libro, es la información sobre cómo manejar un cuerpo femenino y descubrirlo, y sacarle provecho a las zonas erógenas femeninas. Por ejemplo, en un párrafo dedicado al cunnilingus, dice que cuando se aplique la mamada en la zona vulvar, se debe aprovechar el momento para abrir la boca frente a esta zona y hacer como “si se traga a la vagina”. De hecho, querido público, ya tenemos una genitalia femenina siendo comida, pero abrir la boca en sensación de acaparamiento puede ser excitante, según dice el libro.

Ilustra también sobre la unión de las genitalias femeninas, ya sea en una tijerita o en una monta de una mujer encima de otra, para frotarse y estimularse haciendo junta de bocas de abajo, girando, pompeando, montando o acariciando nada más. En varias posiciones y giros.

Pero quizás la parte más tonta de este libro, es que le llaman vagina hasta la zona de la vulva, es decir, a ésta última ni la nombran y es justo la puerta de entrada de las chupadas, dedos, dildos y cualquier accesorio que use una lesbiana para complacer a otra. Además otra de las más grandes equivocaciones en el mundo gay y lesbiano, es dividir a su universo en personas activas y pasivas. En el Kamasutra lesbos enfatizan mucho en la pasiva y la activa, lo cual limita muchísimo el ejercicio de la sexualidad, porque lo acota a pocas opciones. Una es la que pone y a otra a la que le ponen. Uno la mete y el otro se deja penetrar. ¿Que ya nadie confía en hacer vueltas charras nada más para variar? Hay que dejar que los cuerpos hagan y se hagan, y mientras tanto, explorar cada una de las sabrosuras que nos ofrece un acto sexual.

Tijereteando: elia.martinez.rodarte@gmail.com

Anuncios

Abierto todo

poppersx400

Popper en tu corazón

Hace algunas eras geológicas, mi amigo Abel Quiroga, conocido activista de la comunidad LGBTTTIQH de Monterrey, me habló sobre los poppers y su expansiva función que propicia poner el culito en posición de decir “o” mayúscula.

Los hados buenos, o malos quizás, impidieron que yo disfrutase el efecto del popper. ¡Por supuesto que conseguí uno, no me iba a quedar con la duda! Hasta después comprobé sus efectos. Sólo diré: Ok.

El popper es una mutación, por así llamarla, de droga que sirve para propiciar el afloje de los orificios corporales. Está hecha de nitrito de amilo, nitrito de butilo y nitrito de isobutilo, los cuales expanden las sensaciones sexuales y ayudan a que un@ se ponga más flojit@.

Los poppers definitivamente son una sustancia recreativa más propicia para quienes van usar el culo, por eso se dice que es una droga para la banda gay, pero les recuerdo querido público, que hay un amplio sector de la población femenina que también gusta por detrás. Y además a un gran sector masculino buga heteroflexible, que pide atención a su galletita.

La sensación al inhalarla es poderosa, porque además huele muy fuerte. Es una sustancia que no debe ni por error beberse o caer en la piel o los ojos. Es de mucho cuidado. Y también me refiero a de que si estás en un ánimo mamila y pones velitas por todos lados porque vas a celebrar al orto, habrá un flamazo por el popper.

Hay que dejar constancia de que el consumo de las sustancias como el popper, es un acto de riesgoso, tal y como sucede con otros aditivos. No lo recomiendo, no lo hagan en casa, actúen bajo su propia responsabilidad.

No andamos metiendo miedo a consumir poppers o que cada quien haga lo que se le ponga en los cojones / ovarios. Debemos de crear conciencia sobre el impacto de las drogas y otras zonas felices, antes de meterlas como recreo para el fornicio.

El popper por ejemplo, causa un efecto inmediato al inhalar del frasquito en que viene, sin embargo dura poco el avión. El ritmo cardiaco se acelera, la sangre circula más rápido, porque es un vasodilatador. Actúa bajo el mismo principio que los medicamentos en contra de la disfunción eréctil.

Pero en este caso nada más da el tirón: el culito empieza a actuar con la velocidad de las plantas y se abre como flor carnívora esperando su trozo.

No me parece que la distensión de la vagina sea una buena idea, como podría suceder con los poppers, a menos que se quieran poner en un mano a mano con su perrito. Es más trabajo para nosotras, quienes lo que queremos es hacer la prensa vaginal, no desguangarse, o sea perder el control de nuestro apretamiento.

Pero produce un efecto feliz y sanguíneo, porque sentiremos el cuerpo efervesciendo por un ratito. El resto del jale lo tienen que hacer ustedes. No se trata nada más de dar de inhalar para luego ir a habitar los hoyos.

El consumo de este aditivo, por supuesto, tiene muchas contraindicaciones, y una de ellas es que puede ocasionar ciertos asegunes con la erección. La retrasa, la alenta y quizás el pene, que no sabe si va o viene, no sea muy activo en el meneo.

Pero la apertura de los orificios nos ofrece la oportunidad de explorarlos más a gusto, sin olvidar usar el lubricante a base de agua para que no se vayan a la bárbara. Una cosa es que expanda los agujeros, pero siguen sin ser de hule.

Al ser una sustancia con fuertes químicos, está contraindicada para personas con presión alta y baja, con historial de anemia, y no son recomendables para personas portadoras de VIH porque los poppers ahuitan en sistema inmológico después de su uso. Cualquiera al inhalarlo, probablemente se encuentre más vulnerable y con las defensas más bajas.

Sobra decir que las embarazadas no deben utilizar poppers, así como tampoco deben mezclarse con la ingesta de drogas, estimulantes y alcohol. No le metan más emoción a la montaña rusa.

El consumo de popper nos eleva, sí pone, pero es un poco aturdidor y es fuerte, porque su olor hace que te tiemblen las pestañas. Es un aditivo que pone a modo el culo.

Pasarás por aquí: elia.martinez.rodarte@gmail.com

venir-se

plop

Diez verdades sobre el orgasmo

1.- El orgasmo no es un privilegio de todas las personas, pero, a menos que una enfermedad o discapacidad fisiológica les impida gozar, una persona obtiene la mayoría de sus alivios sexuales por su propia mano. Quienes no experimentan un orgasmo pueden trabajarlo por sí mismas. La masturbación es la mejor forma de pulir la técnica del meneo y lograr orgasmos maravillosos. Recuerden siempre que el secreto está en la muñeca.

2.- Los inhibidores del goce de las damas que les impiden llegar a un orgasmo son en su mayoría de carácter psicológico y emocional, antes que físico. Estos obstáculos, muchos de ellos de origen religioso, se presentan en personas que están estacionadas en cultos en donde la culpa les castra o el pecado les imposibilita para disfrutar. Sólo pónganse a modo, déjense querer y a chorrear se ha dicho.

3.- Según el filósofo galés Jack McLaughlin, las mujeres gozan más intensamente sus orgasmos con otras mujeres, porque no sólo están transgrediendo el crossover y tribadeando con sus oportunidades, sino que algunas pueden satisfacer a otras en un acto espejo: haciendo sentir rico a alguna, realizando todas las cosas que le gustaría le hiciesen a ella misma. La fantasía lésbica es una de las pulsiones sexuales más closeteras en las mujeres. Aunque hay damas que con dos tequilas ya le andan masajeando las tetas a su comadre o se besuquea en el baño del antro con su amiga.

4.- El orgasmo es una manifestación del cuerpo que propicia la buena salud porque estimula la circulación sanguínea, abre las vías respiratorias y mejora la oxigenación del cuerpo, además de ser curativo: puede eliminar una jaqueca ligera o ayudar a que los dolores menstruales sean menos intensos. Un orgasmo es saludable y feliz, además de que los experimentamos desde hace más tiempo del que imaginamos, al rozarse nuestros genitales con la ropa interior o en la autoexploración.

5.- Existen sitios en el mundo en donde el orgasmo es obligatorio, incluso por ley, como en ciertas ciudades de Dinamarca, Brasil, Noruega y Estados Unidos.

6.- La anorgasmia es la ausencia de orgasmos y es un padecimiento curable. El síndrome de excitación permanente es una enfermedad que provoca que una mujer tenga orgasmos continuamente, lo cual, por más sabroso que suene, ha de ser una monserga. Imagínense todo el día con los ojitos en blanco.

7.- El nervio pudendo es el que ordena al clítoris el orgasmo clitoridiano. Este orgánulo, penecillo nuestro, es el ejecutor de la mayoría de los orgasmos femeninos, al ser tan sensible y versátil. Y no tengo noticia de un clítoris con disfunción eréctil: cuando se le prenden sus ocho mil foquitos nerviosos de sensibilidad, no hay quien lo detenga.

8.- La sexóloga Virginia Johnson, recién fallecida y reconocida como pilar de la sexología moderna, reiteró en sus estudios sobre la capacidad enorme de las mujeres para disfrutar del orgasmo y las muchas posibilidades que tenemos para lograr un goce tal que pudiese derivar en un multiorgasmo. Este sabroseo es posible, pero hay que entrenar a nuestras parejas para que lo sepan conseguir con lengua, pene, juguetes sexuales, dedos o la fruta de su preferencia. El multiorgasmo se puede lograr también en la masturbación, sólo hay que saber cuándo volver a estimular la vulva. Es necesario practicar.

9.- Todas las mujeres han fingido un orgasmo en su vida. Todos los hombres aseguran que a ellos ninguna les ha fingido un orgasmo. Quizás éstas sean las netas más grandes sobre el orgasmo. En el fondo ellos lo saben, y si no, ignoran muchísimo de lo que pasa con sus penes en el momento de la fricción.

10.- El orgasmo produce estadios de relajación post venida. Es el mejor momento para pedir tus tres deseos.

Celebrar y practicar un resultado orgásmico en el sexo es una tarea que se ejecuta lubricando y estimulando de manera efectiva a la genitalia. Trabajémoslo todos los días.

Gritona: elia.martinez.rodarte@gmail.com

salivando encima de tí

pulpo

No sólo es para babosear…

Desde tiempos inmemoriales la saliva ha sido el lubricante amoroso de la actividad sexual. El señor que se abrillanta su glande antes de poner su pene en alguna cavidad. O la muchacha que se masturba lubricando con sus propias babas lanzando un leve escupitajo a su mano. Y por supuesto, la mejor de todas las funciones: el ir y venir de salivas entre las bocas que se besan y se inundan, porque sin aguazo, me temo que los besos serán desérticos y terrosos. Es urgente la humedad al besar, porque es lo que crea otras humedades. Eso me recuerda que me encanta besuquearme en las estaciones del metro, lo cual significa que he ejercido un sano y muy merecido intercambio de babas, lo cual es signo de buena salud. Saludo a tod@s los que fajan en el metro: son mis personas preferidas.

Pese a los enormes beneficios y usos de la babita en nuestras costumbres sexuales, debemos de puntualizar para lo que sí sirve y para lo que no es útil la saliva.

No es un lubricante anal: líbrenos las diosas que nos dejen ir un pene que sólo esté ensalivado y que pretende ingresar por el culo. No es una actitud civilizada, porque la saliva es un compuesto muy ligero y acuoso. Tiene un componente llamado opiorfina, que puede calmar el dolor, pero de ninguna forma o circunstancia habrá suficiente baba como para atarantar el dolor en el culito. Un falo rumbo al orto debe de ir envuelto en un condón más resistente, de los que se usan para sexo anal. Además se debe de utilizar un lubricante adecuado, ya saben que siempre recomiendo el que está hecho a base de agua. Nada de culear sin lubricante. Es un acto de violencia. Casi casi como escribir culear, pero sé que en el fondo lo disfrutaron.

La saliva no es un lubricante vaginal tampoco, porque el asunto es propiciar que las glándulas de Bartolino cumplan su sagrada misión de ponerle humedad y lubricación natural a las paredes de la vagina. Esto se logra con un buen faje, señores, a estas alturas ya están lo suficientemente verijudos para saber qué armas portan y cómo hacen que se moje la dama. Pero la saliva no puede sustituir efectivamente a esta humectación natural, a menos que hayan invertido una media hora en un cunnilingus, que no sólo propiciará mayor producción de saliva, sino que también enloquecerá a las glándulas de Bartolino, y en el caso maravilloso que les salgan bien las cosas, la señora eyaculará y aquello parecerá un parque acuático en quincena. No existe nada más espectacular que una mujer explotando en aguas: no es una manguera enloquecida como se ve en el porno, sino como una regaderita tierna, pero enjundiosa, que moja para decir que está contenta. Por eso hace ruiditos comprometedores.

La saliva sí es una sustancia benévola debido a su capacidad de matar microbios y agentes malignos, pero no garantiza que debido al intercambio de fluidos, no vaya a transmitirse el virus de la inmunodeficiencia humana, en especial si hay rozaduras o cortadas y hay contacto de boca. Es muy importante que en tiempos en los que se han diversificado las poblaciones vulnerables al VIH, vigilemos con mayor atención en donde ponemos los labios y en dónde y con quiénes intercambiamos babas.

La saliva es necesaria y hasta urgente para los besos. El metisaca de la lengua, la sensación de darse de beber, la lucha entre los dientes que chocan, los boqueos en las bocas: todas esas actividades necesitan el amortiguador social y húmedo de la baba. Cuiden de no babosear en demasía, no se salgan de los labios o se aparten de la lengua si saben que van a transitar por la cara dejando una estela de saliva innecesaria. Nada de puentitos de baba hasta donde puedan, porque ya cuando la cosa gotea, es signo de que debemos de administrar nuestras acuosidades. No arruinen la besuqueada con exceso de humedad.

La saliva no se escupe: se deposita amablemente. No sé en qué planeta se inventó ese escupitajo horrible que mucha gente emite como si estuviera alejando espíritus malignos.

Hasta para salivar encima de otr@, hay modales.

Baboseando: elia.martinez.rodarte@gmail.com

El culo es democracia

(presten, siéntense, arrimen, me das miedo gua gua bla bla…)

Qué lindo es tu cu cu…

Todo surgió a raíz de que yo iba manejando y en una esquina, de un saltillense taller mecánico cuya identidad resguardaré para protección del tafanario del individuo, un señor se agachó para recoger algo.

Se puso en cuclillas y en verdad querido público, es el peor escote de plomero que he visto en mi vida. Para empezar se le bajó el pantalón como a media nalga, y del bajón saltó un montón de pelos, como si el buen hombre estuviese cagando una peluca. Aunque ya no quise mirar, mis ojos no podían más que verle el culo a ese hombre, mientras transcurría la luz roja más larga de la historia de la exhibición de zonas anales.

Todos los culos de hombre son feos. Perdónenme, quisiera decir que los adoro sin condiciones, pero cada vez que un hombre muestra su anualidad al mundo al agacharse, está confirmándolo una y otra vez.

Porque por alguna extraña razón, los hombres bugas heterosexuales (entre comillas) no tienen ningún reparo en ponerse en cuclillas y enseñar la rayita de las nalgas. Nosotras al menos, en ocasiones, no damos el tangazo cuando nos ponemos en cuclillas ni tampoco andamos enseñando calzones a menos que ello sirva para nuestros intereses y fines que nos convengan.

A estas alturas de la vida y de la moda, ninguna anda por el mundo sin un calzón o tanga o hilo o braga que no le sirva para alguna estrategia sexosa, así como algunas no se ponen calzones y creo que es un hit.

Sin embargo, cualquier culo de mujer es más o menos potable, no da asco a la primera oteada y sabemos que con un leve meneo sacudidor de aires ya dio otra vuelta más la tierra.

Siendo el culo una zona tan controversial para los hombres y un sitio feo, no suele ser despreciado. La banda gay se regodea en los cachetes y predios anales y muchas mujercitas del universo tienen que hacerle su beso negro a su charro porque si no se le pasma la leche al niño. Eso quiere decir que el culo va más allá de un sitio feo, sino que es un delicado centro de placer. El otro día estando con un grupo de lesbianas, en una mesa informal, platicaban del placer anal como una de las últimas fronteras a las que habían llegado alegremente y dejando atrás los reparos con este sitio erógeno. Además sacaron unos dildos aquellos, que parece que íbamos a jugar a la guerra de las galaxias.

Sin embargo ante el goloseo viene la desgracia de verlo. Cuando hicimos la fotografía de Spencer Tunick en el Zócalo en 2007, todos esos 18 mil que fuimos, tuvimos que vernos los culos los unos a los otros en una controvertida posición. Hincados, codos brazos y cara en el piso, estábamos lo suficientemente empinados como para ver el asterisco de vari@s. Fue así como en nuestras mentes se nos quedó signado el mero epicentro del hoyo sagrado del que estaba adelante, con todos sus huevos colgates y el pene bastante asustado de ver a tanta gente y el multihoyos del culo de la mujer, que enseña muchos agujeros con diferentes humedades. Fue una clase instantánea de anatomía. Esa posición debió llamarse la del nies, porque quedaron expuestos y al aire muchos perineos, como si no fuese ya suficiente con toda esa celulitis que vimos.

Por eso esta reflexión sobre el culo masculino, sólo es para plantear ese extrañamiento a su condición de cosa fea, pero adorable. Seguro conoces a alguien así. Sin embargo, señores, por el bien de la nación, ahoy tan jodida, orienten sus esfuerzos para no flashearnos con el espectáculo de su tafanario expuesto de forma morbosa y que nos sirva para burlarnos, entonces pónganse calzones en buen estado…pónganse calzones: punto.

Hoy estaremos en Matamoros 925 a partir de las ocho de la noche, hablando sobre zona erógenas (culito también ñam) y el condón femenino. Aprenderemos a ponerlo. Esto es en el Barrio Antiguo en Monterrey. Si quieres ir y aprender, también puedes seguir mis eventos en Ivaginaria en Facebook y en @Ivaginaria en Twitter. Vamos poco a poco a sacar a esa genitalia a pasear.

Su motivo: elia.martinez.rodarte@gmail.com

PS: Gracias a Erick Vázquez por el título “El culo es democracia”, como sea diré que se me ocurrió a mí compadre, XD ❤