No a las fracturas de pene haciendo el helicóptero

heli

¡Helicóptero!

Una cosa lleva a la otra, eso es verdad: les jurito que yo estaba buscando en internet imágenes de estatuillas de penes etruscos, un pueblo antiguo que rendía culto al falo, cuando me entero por casualidad de que la posición de helicóptero en el fornicio, pose muy selecta por su grado de dificultad, obvio, es la causa número uno de fracturas de penes…

En el mundo de las posiciones difíciles para frotar genitalias o para un coito, la del helicóptero maltrata al pene como un vendaval a una rama. La mujer (o bato) se monta encima del hombre, cara a cara, que está acostado de espaldas y con las piernas extendidas y juntas. Lo conducente es, primero, lubricar bien, con nuestros jugos naturales si son abundosos o con lubricante a base de agua. Luego hay que dar unos cuantos pompeos para que las genitalias se reconozcan y se humedezcan. Cuando ya tengan un cierto ritmo empujen un poco la cadera hacia la del señor del pene y giren una pierna hacia afuera, eleven la cadera y sentón. Leve. Usen las manos para sostenerse y que el tipo las ayude a virar. Entonces así se van: cadera, sentón gira pierna, y como si fueran una araña que está buscando sus zapatos, den la vuelta completa, sin que se salga el pene del culo o de la vagina en donde esté inserto. Esa es la gracia de la posición de  helicóptero: mantenerse como cabrito.

Usen las piernas para girar y el peso se lo cargan (leve) al que tienen dentro de ustedes. Los beneficios de hacer el helicóptero son diversos, porque es una posición en la que la vagina, el pene, la vulva y hasta el culo, obtienen sensaciones placenteras.

Twitterevolucionarios-SA-entomofagia

Además hay que tomar en cuenta que al girar la vagina como un guante puesta en el pene erecto, todo se toca y se acaricia en los dentros, entonces es difícil que al dar la vuelta no se encuentre un punto idóneo para la fricción.

Y lo mejor de la posición del helicóptero, además de que te toca los dentros como si estuviera un gigante metiendo un dedo, es que es muy divertida de intentar. Es una posición, llenadora, o reventadora, asegún.

Antes de meterse al malabarismo recuerden que las posiciones controversiales no se realizan en drogas, ni alcoholizados, ni tampoco si se encuentran bajo tratamiento médico o están lastimados. Esta es una de ellas. Y también es una postura en la que la fuerza de las piernas es fundamental, como pilares, como movimiento y como aguante para quién esté arriba.

jack

En este caso quien lleva el poder y la fuerza es la mujer u hombre que se sienten encima y que van a manejar el helicóptero. Digo bato también, porque el helicóptero anal es una de esas faenas predilectas de los que no paran de meterse cris por el orto, para durar y durar…

Como quizás haya quién no quiera darle la vuelta entera al helicóptero, pueden dar un medio giro, devolverse, sin perder el coito y la fricción de los genitales. Empujen hacia atrás y hacia adelante en cada giro, para que sientan las diferentes profundidades a las que llega el falo, porque en cada girada hay un acomodo genital.

No deben girar en helicóptero como si estuviesen posesos: dénle perreo al asunto y aprovechen. Es perfecto tomarse de las manos y girar, que ayuden girando tu cadera como a un barrilito, estacionarse en donde se siente rico. El problema de las instrucciones para ejecutar posturas sexuales, es que siempre se refieren al coito y a la posición. ¿Cómo llegaron a ensartarse en una posición que se llama como una aeronave? Pues así venía en la foto…

Si apoyan bien su peso y se ayudan en pareja coital, no debe haber ninguna fractura de pene o cualquier lastimadura en la genitalia. Aunque estos accidentes peneanos son dolorosos y horribles, los hombres salen bien librados. Ya ni les cuento cómo quedarían en la de acordeón invertido, ash.

La del helicóptero, la ubicaría como una de esas posiciones para esas tardes moteleras o miércoles por la mañana, cuando un@ se toma sus horas para andar encuerad@ viendo porno y ensayar nuevas maromas.

Hélices: elia.martinez.rodarte@gmail.com

Anuncios

Nuevos ricos, consumismo y otros regios momentos…

“Desde el punto de vista aristotélico, el concepto de felicidad se refiere a la obtención del placer a través de una acción. Sobre la base de esta dimensión aristotélica se ha ido construyendo la sociedad de consumo. En este sistema, a través de los objetos de consumo, los hombres deberían obtener aquel placer que, de algún modo, se presupone para una cierta felicidad” Más consumo aquí…

bling.gif

desfondando el amor romántico…

“El amor ha sido el opio de las mujeres, como la religión el de las masas. Mientras nosotras amábamos, los hombres gobernaban. Tal vez no se trate de que el amor en sí sea malo, sino de la manera en que se empleó para engatusar a la mujer y hacerla dependiente, en todos los sentidos. Entre seres libres es otra cosa.” Entrevista a Kate Millet.

borre.gif

Parafilias y fobias de los pelos…viva el peluche

verde

Horror a los pelos

Nadie es indiferente a los pelos, sea porque hay muchos, pocos, pelado o pelón, por las canas o la ausencia de ellas. Los pelos, vellos y cabello en cualquier parte del cuerpo es un motivo de ocupación, porque se remueven, cortan, pelan, pintan y se tratan de maneras distintas. Nadie deja a sus pelos en paz.

De las mujeres se demanda que anden pelonas del coño, largas mechas de la cabeza, ninguna pelosidad en las axilas, piernas tersas y de preferencia no bigote ni barba. ¿Saben lo que implica realizar toda esa poda? Yo soy cuasi lampiña y aún así, debo de ocuparme de ciertas frondas, no sin hueva.

Hace poco publiqué en mi página http://www.ivaginaria.wordpress.com, un artículo sobre una morra que decidió hacerse unos retratos enseñando los pelos de las axilas, crecidos, negros y abundosos. Laura De, una estudiante veinteañera de Bélgica (entiéndase como primer mundo), exhibió en internet sus imágenes hechas por el fotógrafo Florence Lecloux, quien la mostró con el sobaco peludo.

Entre los comentarios que recibió, el de “jodida zorra” fue el más suavecito. Pero quizás sean esos vestigios provenientes de cuando el hombre aún era un primate, aunque muchos se empeñen en negar esa evolución con sus actos. Los primeros hombres se quitaban los pelos de la cara con herramientas primitivas, usaban dientes o huesos de animales o conchas afiladas, para evitar parecer alguna bestia salvaje (…) y que les temieran. Fue este acicalamiento el primer signo de “civilidad”, producido para la sobrevivencia, más que por razones estéticas.

mientrastanto-dia-del-macho.gif

Luego se inventaron las navajas de afeitar en el siglo XII y de ahí saltamos unas centurias hasta la creación de la navaja doble desechable: más de cien años de rasurar barbas cumple la Gillette.

Aún en ese tiempo las mujeres no nos habíamos involucrado en la depilación total de los pelos, sin embargo sí existía la remoción del vello, hábito antiguo en el acicalamiento.

Los pelos en la piel femenina y en sus recovecos han ido y vuelto de una forma escandalosa, pero sin duda todo ha ido a menos. Por ejemplo, una mata de pelo frondosa y oscura era común en los cuerpos de los cortos pornográficos de los treinta. Para los noventa, era poco el pelo y se comenzó a diversificar el arreglo del vello púbico y hasta el de las axilas. Muchas celebridades enseñaron sus cortes y tintes en los vellos axilares. La interpretación del pelo en presencia o ausencia, siempre será controvertido.

Laura De fue muy criticada por sus fotografías de sobaco peludo, y en la maldad y virulencia de los comentarios que recibió, se encuentra la retorcida percepción de la estética de los pelos, en un comando machista: la vieja debe estar depilada.

Así como en el sótano de los miedos habitan arañas, mostros y otras obsesiones oscuras, la caetofobia, miedo a los pelos, al cabello suelto o a los pelos propios, es frecuente en las personas. Las fobias como las filias son únicas para cada individu@.

Existen cachond@s que se prenden con los pelos y el cabello, parafilia que se llama tricofilia, así como una de sus variantes, la hirsutofilia, que es la excitación por el vello corporal, axilar y la barba. La tribu gay de los osos son quienes ostentan mejor que nadie la preferencia por la hirsutofilia, con esos pelos y barbas tan sabrosos. Siempre se me descompone el gayshómetro con los osos. Ya presten.

bear

Gracias al estudio de las filias y fobias, como parte del desarrollo de una persona, entonces podemos entender los primitivos comportamientos de quienes se azotan por ver un par de sobacos peludos. El acoso y agresión que recibió una mujer por mostrar unas axilas sin depilar, revela que el dictado de la estética sobre cómo se debe de ver una mujer, continúa como un añejo atavismo machín.

¿Qué pasaría si nos dejamos de depilar todo lo que nos pelamos? Si hacemos una huelga de rasuraciones, cremas, ceras y permitimos que de nuestros sobacos nazcan trenzas y del pubis rastas. La eliminación de los pelos es una esclavitud, pero lo hacemos porque queremos gustarnos a nosotras, y claro, a quien está consumiendo nuestras carnes.

 

Pocos pelos: elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

 

 

 

 

La paja de Orinoco y otras jaladas…

orinoco

Jálate por unos tacos

Qué manera de encuerar el machismo, misoginia y sexismo en México con una sola jalada y sin final feliz…El domingo pasado, una pareja de borrach@s amanecid@s fueron detenidos en una taquería de la calle Orinoco, en el llamado centrito de San Pedro (uno de los ranchos aledaños a Monterrey), porque la mujer estaba jalándosela a su acompañante masculino, quien pene al aire, se dejó pajear. Beso y manuela, beso y manuela y así mientras la gente miraba, grababa y hacía lo mejor que sabe hacer: se hacían ueyes.

Un inepto, ineficaz y torpe equipo de la taquería Orinoco, no impidió el acto, no cuidó a ninguno de sus clientes (incluso los exhibicionistas de la masturbada), permitió el ingreso de la fuerza pública provocando un escándalo innecesario que derivó en una exhibición pública y vergonzosa en las redes, particularmente, de la muchacha,.
De él sólo sabemos su nombre y que ya lo corrieron de su trabajo, aunque no recuerdo que la paja pública y exhibicionista realizada fuera de las horas de trabajo, sea una causal de despido.

De ella sabemos su nombre, su cara, dónde vive, el cárdex de su escuela, sus cuentas de las redes sociales y muchos datos inútiles que no necesitamos nombrar porque no es la idea revictimizarla de nuevo, ni a él tampoco. Aunque el hombre masturbado no fue expuesto como la mujer.

Terra cabeceó su nota con un: “Detienen a mujer…” bla bla gua gua y sacó una nota con un perfil de la mujer que hizo la masturbación.

indice

Ella es una víctima porque la señal del escarnio y el acoso en las redes es sexista y dirigido a ella. Porque le hizo la pajuela a ese pobrecito. En México todas somos putas hasta que se nos compruebe los contrario. Según la psique macha mexa, hasta la mamuchis más santa, la abuela más chida, la hermana más ñoña, lo son, en especial si son ajenas. Hasta el más mesurado, feminista y equilibrado hombre esconde el icono de la puta en su clóset machín, para usarlo en la ocasión de juicio a una puta que así considere por su propia percepción de la putería. En la genitalia femenina está la “falla”.

En el imaginario machista mexicano, siempre hay una piedra que aventarle a cualquier mujer. Aunque en este caso, peca tanto la que hace la paja como el que se la saca. Que tampoco sacó la gran mandarria, ni está para que se desmaye nadie con  ese falo: fue una puñeta equis, grabada por varios comensales que no dijeron nada, sólo los captaron con su cámara para las redes sociales, grabando taimadamente, según ellos bien sordeados, escondidos en esa nueva forma de ser cobardes, que es tras una cámara impune.
Además de idiotez y pasividad por parte de la gente de la taquería, quienes debieron hacerse cargo del suceso por consideración a sus clientes (aún los que tuvieran el pene de fuera), la clientela prefirió hacer vídeo, escarnio y viralización. Nunca está demás humillar al prójimo y en nuestros tiempos cualquier entidad mamífera trae consigo algo con qué grabar.

El personal de ese establecimiento no sólo no respetó las elementales normas de higiene al permitir una manuela entre las mesas de su changarro, sino que permitió la viralización de un contenido que puede resultar asqueroso…E inexacto con la oferta del comedero, porque en ese vídeo pudieron haber salido aderezos que no estaban en la carta. Si me creen que me paso deveras con este chiste asqueroso, debían de ver los memes y burlas sobre la jalada. Ahora anda un letrero de prohibido por internet, en donde bajo un circulo de prohibido, esta una manita masturbadora apretando un pene duro. “Se le suplica a los clientesde este restaurante no hacer sus jaladas aquí”. Nunca mejor dicho.

La policía llegó por la pareja pajueleadora a la taquería y l@s sacaron esposad@s, luego de ser sorprendidos con las manos en la masa. Como en una fiesta de mandriles que acaban de verse al espejo, todos aplaudieron triunfales. “A huevo, a huevo” farfullaban esos pobres, quienes seguro pajuelearon solos, a su vez, esa madrugada.

Además ¿qué clase de ridiculez es esa?, de que ya una no puede fajar en el restaurante a sus anchas sin que algún primate saque su celular y te graben. Ash.

Nos vemos en mi página de http://www.ivaginaria.wordpress.com

 

Ya no hay intimidad: elia.martinez.rodarte@gmail.com