Tercer mes de #IvaginariaAlAire. Marzo es sólo de mujeres

Nos fue excelente en febrero, sin duda un mes de aprendizaje y de acomodo al protocolo de radio, para el cual siempre un@ debe de agarrar un ritmo y una voz.

En el orden que aparecen en las fotos estoy con Angelo Sturiale, del programa de música y erotismo, luego con Manuel Múzquiz cuando hablamos de sexo animal en el capítulo mamíferos, y estoy en la siguiente con Cordelia Rizzo, de cuando hablamos de derechos humanos y derechos sexuales y en la última foto, Ángel Sendic Tovalín quien nos habló de higiene y corporeidad.

Esta semana comenzamos marzo.

#IvaginariaAlAire se transmite en Radio UANL Canal 53 en 89.7 FM en Monterrey y en la aplicación de internet.

Estamos al aire todos los viernes a las 1100 de la mañana.

El 2 de marzo:

Mujeres policías con Sandra Cardona.

plo

El 9 de marzo:

La mujer detrás de las historias de las mujeres en el poder: entrevista con Sanjuana Martínez.

El 16 de marzo:

Mujeres trans: con Zoe Zahory Duarte.

El 23 de marzo:

Mujeres malas del cine con Andrés Bermea.

ninon

El 30 de marzo:

Sor Juana: nuestra mujer del renacimiento, entrevista con Alma Elisa Reyes.

sojua

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Racha mortal en el porno

stylez

Shyla Stylez

August Ames, Shyla Stylez, Olivia Lua, Yuri Luv y Olivia Nova son cinco estrellas porno que han muerto en un lapso de tres meses. Es urgente replantear las implicaciones emocionales, afectivas y psicológicas del trabajo sexual y del mundo de la producción de pornografía ante el acoso cibernético y social en general. Hay que tener estómago para mantenerse en un trabajo duro y de una fácil desviación sobre el respeto a los derechos humanos de quienes se encuentran en actividades, que asimismo derivan en riesgos para el cuerpo y la mente.

 

Shyla Stylez murió mientras dormía, a los 35 años en noviembre de 2017. Olivia Lua de 23, falleció en un centro de rehabilitación hace unos días. Yuri Luv o Yuriza Beltrán, a los 31 años en diciembre de 2017 por una sobredosis de pastillas y apenas unos días antes August Ames de 23 años, se había ahorcado en su casa. Olivia Nova de 20 años murió a inicios de 2018, presuntamente por una enfermedad de las vías urinarias.

Es un asunto de salud que atañe al sector de la industria pornográfica y en el cual deben de reaccionar quienes forzosamente utilizan un recurso humano sensible para realizar sus producciones. Aunque la mayoría de las víctimas recientes y además casos visibles, son mujeres, la presión de un trabajo con tanto desgaste e inversión de sí mismos, debe ser vigilada por el sector salud de los países en donde se produzcan estos materiales. De lo contrario no serían diferentes a los delitos de trabajos sexuales ilícitos.

Así como se revisan minuciosamente a los personajes de la industria del porno, para evitar infecciones de transmisión sexual y VIH sida, es obligatorio asesorar y orientar a quienes se dedican a la realización de pornografía. La salud mental está también comprometida en este sector, porque la banda del porno, por más popular y famosa que sea, está incorrectamente etiquetada o estigmatizada. El acoso, hostigamiento, violencia sexual y otras agresiones, son cotidianas para actrices o estrellas porno, y esto se ha convertido también en un tema que implica protección y cuidado de la intimidad personal de quienes se dedican a ello.

August Ames

August Ames

No existe una argumento concreto que conecte a estas muertes en un lapso de tiempo tan breve. Es una casualidad horrible que involucra a guapas mujeres, que ahora se ubican en la lista macabra de las pornostars muertas en circunstancias trágicas, historias que les encantan a los masturbadores ocasionales que consumen las imágenes de las morras.

El estrés y la presión de una industria tan competitiva y de volátil éxito, debe ser uno de los sobrepesos y sacrificios personales para sostenerse con cierta salubridad mental. Pero ¿todas esas actrices en tan breve tiempo? Hay casos de suicidio, de sobredosis, de hostigamiento en las redes sociales para algunas de ellas, y asuntos de adicciones que son enfermedades. La tristeza es algo que en el camino de ida y de vuelta se encuentra en la vida de las personas adictas.

yu.jpg

Yuri Luv

La producción masiva de pornografía es una industria centenaria y arraigada a un consumo fuerte, por la alta demanda. Ahora la inmediatez de su difusión, la visibilidad, los amateurs, el sexo en vivo y muchísimos otros elementos que diversifican al negocio, cambian muchas de las perspectivas de permanencia de las estrellas del porno. Creo que no es un jale leve y la inversión personal es alta.

La actriz del porno Traci Lords (ahora casi de 50 años) se convirtió en una controvertida figura al ser la primera que realizó la mayoría de su filmografía para adultos siendo menor de edad. Esto devino en un enorme escándalo que llevó gente a la cárcel y estigmatizó a la pornstar. Sin embargo las circunstancias en que Lords fue una de las mayores celebridades porno, se debe a que aún pese al escándalo, no sufrió un acoso cibernético como el que ahora padecen muchísimas estrellas de esta industria.

Creo que la industria de la pornografía se ha convertido en una actividad cuasiheróica que ahora no sólo implica los cuidados estrictos para conservar el cuerpo y la salud física, sino que también requiere un acompañamiento, terapia y cuidado para confrontar el mundo de visibilidad y accesibilidad al que ahora enfrentan estos personajes que trabajan en la más alta vulnerabilidad imaginables.

Mia: elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

 

El poder está en nuestras piernas

Las mujeres sabemos que nuestras piernas, más allá del culo, de los senos o de la genitalia, es lo que nos empodera. Son un símbolo de entrada y de salida del universo. Las piernas de las mujeres tenistas, querido público, son de otro planeta. Perfectas como la foto de un caballo perfecto. Nada de exageraciones musculocas ni de mamilencias grecolatinas: piernas súper poderosas que en cualquier posición lucirían como estudio de anatomía medieval.

Y en las piernas andaba yo, al recordar la película “Battle of the sexes” (“La batalla de los sexos”) que es la crónica de un épico partido de tenis que se realizó en 1973, entre Billy Jean King una mujer y Bobby Riggs, un señor. Ambos iban a dis

083117-bjk-tennis-embed.jpg

putarse, además de un premio de 100 mil dólares, la supremacía en el tenis. Una de esas mamilas y antiguas competencias de: ¿quiénes son mejores en todo? ¿los hombres o las mujeres?

La posición de competencia de la binaridad o la lucha entre hombres y mujeres es un conflicto de poder desde que las personas existen. Quiénes son más infieles, chismosos, tontos, perezosos, mejores en la crianza han sido algunas de las justas que se han planteado entre los dos sexogéneros de la binaridad sexual heterosexual y cisgenérica.

Aquel partido de tenis de los locos setentas cuando jugaron King y Riggs fue definitorio para la historia de las mujeres en el mundo, no sólo porque la mujer tenista número uno del mundo vencía al tenista hombre multipremiado por su carrera deportiva, sino porque sucedió en una década famosa y proactiva hacia el feminismo. Que dicho sea de paso, feminismo, fue la palabra de 2017, según el diccionario Merriam Webster, me acabo de enterar.

En la película de la batalla de los sexos, Emma Thompson interpreta a la tenista Billy Jean King y aunque no posee las piernazas originales de King (la verdad es que eso a mí me importa mucho), le imprimió una gran fuerza al personaje que representó la tenista para ese deporte y para las mujeres del mundo.

Ese momento histórico de la batalla de los sexos en los setentas fue patrocinado por una serie de eventos machistas y bastante burlones sobre lo que eran las mujeres, que las querían devolver a la cocina y al mundo del servicio doméstico sin paga y mantenerlas en el mundo de sólo son bonitas y no abran la boca.

billie-jean-king-02

Y a ello agréguenle que Billy Jean King apenas logró librar el escándalo, ya que en los triunfos del tenis andaba, cuando conoció a una morra que le gustó mucho, y ahí fue cuando supo que su amor por la tortita de atún, podría llevarla al horror. Hacía unos pocos años antes, el sexólogo Alfred Kinsey había sido defenestrado de la ciencia por mostrar un amplio estudio sobre las lesbianas en Estados Unidos, una población marginada y escondida. Luego se salió del clóset Billy Jean y vivió muy feliz con su esposa, tras un saludable y muy civilizado divorcio de su esposo Larry. De esas cosas que un@ no comprende cómo puede existir ese nivel de respeto.

Bobby Riggs, el tenista número uno de los años 40 en el mundo, fue un fiero oponente y de muchos arrestos, ya que con 55 años de edad le dio batalla a Billy Jean de 29, quien era una poderosa maquinilla con un brazo parte huevos, que definitivamente no pudo combatir Riggs, quien ya se veía bastante desvencijado al terminar la gesta en la que perdió.

billie-jean.jpg

Ese partido, aunque no fue de caballeros, si fue honorable, pese al tonto Riggs quien se la pasó de hociconié en hociconié antes del juego, hasta que le sembraron los dichos en la cancha. Cabe mencionar que el mayor mérito de la película con Emma Thompson, fue lograr que viese matchs de tenis aunque fuese en pedacitos, porque la verdad no es de mis deportes preferidos. Pero su valor como documento de la historia del feminismo en Estados Unidos, es una de las mayores medallas que se puede adjudicar la actriz y sus realizadores Jonathan Dayton y Valerie Faris.

Nos vemos en las redes sociales y en mi página http://www.ivaginaria.wordpress.com

 

Piernas:elia.martinez.rodarte@gmail.com

Ecosexuales: fornicio con la madre tierra

Echándose a la tierra

La primera escena que vemos es una prolongada  y golosa sobada de senos que se autoreceta la artista del performance, Marina Abramovic, famosa por quemarse, cortarse, quedarse catatónica y otros actos “circenses” que la han convertido en la abadesa del performance.  Es el acto performático y película llamada “Balkan Erotic Epic” (2006), en el cual, esta señora aseguraba que nuestras partes sexuales y eróticas, obraban como herramientas poderosas para sanar y además erotizarse en conjunción de la madre tierra. En dicho filme recrea las costumbres sexuales eróticas de Los Balcanes, que según ella han sido emputecidas por Occidente.

Las escenas muestran a hombres eyaculando en la tierra para hacerla fértil, mujeres frotándose los pechos, otros más allá están agujerando un terreno reverdecido, manifiestos verdes que enlazan la ancestral cultura balcánica con el erotismo, la fertilidad, la sexualidad y que implican un nexo cercano con la naturaleza.ecomolester

Quizás en esta controvertida pieza de Abramóvic se vislumbren los inicios de lo que se llama ecosexo, que es el fornicio con las plantas, árboles, agua, ríos, piedras. La zoofilia es otro planeta y parafilia distinta, ya que se violan los derechos de los animales al obligarlos a realizar actos sexuales con nuestra pervertida especie.

En 2008 un par de activistas verdes emitió el manifiesto ecosexual en el cual se declaraban amantes de la tierra, pero de forma erótica. En uno de sus puntos, declaran que ellos son aerófilos, terráfilos, acuafílicos y pirófilos, lo cual quiere decir que se cachondean con los cuatro elementos de la madre tierra: acarician a las piedras, le hablan con palabras cachondas a las cascadas y a las plantas, masajean su cuerpo en la tierra y adoran a los astros. Lo de la lumbre, no me queda claro, porque ha de ser difícil poner el tafanario en una lumbrota.

Annie Sprinkles y Elizabeth Stevens, las firmantes e iniciadoras del movimiento ecosexual, se postulan como activistas, simpatizantes del cuidado de la tierra y promotoras del bienestar en la sexualidad y la ecología, protegiendo al planeta. En su página promueven el sexo seguro, el control natal, la libertad de orientación y preferencia sexual, que no están reñidos con ser ecosexual. Se afirman en identidad como ecosexuales y su movimiento podría ser de un neohipismo cachondo y diverso. Al manifestar que tratarán a la tierra, por su amor erótico, con respeto, afecto y nobleza, es claro que no violan, ensucian, maltratan o desarreglan lo que la naturaleza nos ha dado y dotado.

eco

Annie Sprinkles y Elizabeth Stevens

También el ecosexo forma parte de la dendrofilia, parafilia de las personas que se cachondean con plantas, verduras y árboles. No sé hasta qué grado llegue su dendrofilia, pero los ecosexuales sí tienen contacto genital con vegetal.

Pero los movimientos naturistas, verdes y amigables con el planeta no se quedan nada más en el franeleo a la madre tierra y a la que le echan sus pececillos para ver si florea más la flor.

Los vegasexuales son un grupo en crecimiento, y quizás más rápido que los ecosexuales, debido a que no consumen productos de origen animal, desde la comida hasta la ropa, y han decidido no tener relaciones sexuales con personas que sí consuman productos de origen animal.

ecosexualManifiesto.jpg

El argumento de algun@s vegasexuales es que la gente que come carne y sus derivados, leche, pescado, embutidos, y todo lo que provenga de animal, posee fluidos que contienen la proteína que ellos buscan evitar.

El humor del cuerpo sí es diferente entre una persona que come carne y una que no. Hasta la caca tiene un aroma distinto, es obvio. Sin embargo no todos los fluidos del cuerpo emitirán la presencia de proteína de animal muerto.

En el caso de los vegasexuales es una cuestión de principios: “no me quiero acostar con alguien que traiga animales muertos en su organismo”, lo cual es válido y comprensible, ya que el veganismo no sólo es una actitud ante la vida, sino una militancia. Es mejor compartirla con alguien que piense igual, en particular en situaciones tan sensibles como un vegano que se niega a besar a su novia carnívora.

Nos vemos en las redes sociales y si te perdiste mi columna, búscala después de su publicación en http://www.ivaginaria.wordpress.com

Nabo: elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

 

 

 

 

manda pack y otras atrocidades del celular…

meg.gif
Paranoia celular

Este es un tema importante y cotidiano y sólo lo trato por el bien de la higiene mental de todes nosotres: la relación de pareja y el uso de teléfonos celulares. Aunque esto parece título de caso clínico, es algo con lo que nos enfrentamos a diario.

Si me dieran un pesillo por cada correo que recibo que dice: “es que revisé el celular de mi pareja y encontré…”, ahora estaría acostándome en mi cama de oro. Es escandaloso en verdad el número de personas con esta manía, la cual es común y cotidiana, porque la mayoría de la gente usa un teléfono celular, y no importa lo arruinada que esté la patria, la banda va a querer uno que tenga todos las apps para estar en el mundo virtual, por desgracia más que en el real. No soy de las personas que aman el teléfono celular, siempre lo relaciono con un montón de estupideces que he hecho sobria y en jarras, ay no.

Pero no sólo se trata de las presuntas infidelidades de la gente o el control: el teléfono celular es un accesorio que se debe de mantener fuera del territorio de la cama, porque no está chido que nadie chque sus mensajes o las redes sociales cuando va a forniciar, o mantiene el aparato cerca. El único aparato que debe estar a la mano, es el genital. Las conversaciones se interrumpen, los conciertos se alteran, las funciones de cine dan hueva, cuando un celular suena o se activa es como ese momento en que llora el bebé a medianoche. Imaginen estar en pleno venidón y el telefonito prende y prende en wassap o en cualquiera de las manifestaciones del chunche.
Una de las ventajas de mantener el celular fuera de los territorios del fornicio, es la de evitar que a alguno de los implicados se le ocurra la mala idea de tomar fotos encuerado o en el acto, y luego caigan misteriosamente en la red social. En mi taller con adolescentes, escucho los horrores de la guerra de los sexos de esas criaturelas y no pueden creer lo que mandan en el pack: muchachas menores a quienes les insertan objetos en la vagina, morros masturbándose o recibiendo felaciones: la mensajería instantánea permite que uno esté en duro y dale en el guaguis y transmitir en vivo el acontecimiento.
Quizás sea la gran mamada transmitir la mamada, pero aún creo que la vida sexual debe acotarse al ámbito de lo muy privado y personal. En particular porque en México no existe una comprensión de la vida sexual del otro, porque es pública si un@ se descuida, porque es diferente o porque es o no es. Y arruina las reputaciones de todes cuando se exhibe cualquier detalle sobre la sexualidad de quien sea. Sí es muy cachondo enviarse fotos, tomarse video en el coito, incluso, mi favorito, tomar una foto de la cara del orgasmo. Pero nada nos garantiza que las fotografías que nos tomemos en un momento de cachondería, no serán usadas en nuestra contra. Tomémosla siempre sin cara y sin marcas visibles que nos identifiquen y echen su chocho a rodar al mundo entonces…
El celular ha cambiado la postura de las personas, no sólo sobre la forma de comunicarnos y relacionarnos, hasta la postura de nuestro cuerpo. A donde quiera que miremos se encuentra una persona revisando la pantalla de su teléfono, interrumpiendo su vida en el planeta un poco, dejando de prestar atención a veces hasta el descuido. Y sólo diré una cosa: desde que apareció el celular en el universo, la visibilidad y aumento en las papadas es más notorio, la banda está bien jorobada y se les están descuajaringando los dedos pulgares. No me opongo a la tecnología ni a la comunicación, sólo a que me interrumpan el coito con una llamada, un mensaje de wassap y que de paso quieran retratarme el orto porque la cámara de ese aparto tiene más megapixeles.
Llevar el celular a la relación, enmedio de matrimonios, noviazgos y amasiatos, ambos con smartphone, crea un ambiente de tensión si no se saben manejar a las parejas y a los teléfonos. El silencio es la herramienta de comunicación que genera más concordia y armonía, entonces así pongan el teléfono cuando deban atender a sus companeros. Las alertas de mensajes de las redes sociales, los mensajes de wassap, las llamadas a deshoras y cualquier gritito que aviente nuestro smatphone significa un mensaje de alguien que no sabemos, algo que está fuera de nuestro control, y en el caso de las mentes más paranoicas, genera sospechas, inseguridades, complejos, traumas y una serie de deméritos de las relaciones.
Es necesario considerar que nos estamos adaptando al paso a la formas de comunicación y éstas se transforman mientras ésto hablamos. Pero los cambios requieren que nos adaptemos, si deseamos vivir en paz ante la idea multisocial que brinda el celular. Esto quiere decir que nos debemos de hacer a la idea que la forma de relacionarnos con las personas ha cambiado por completo, estamos disponibles a cualquier hora, somos incluso visibles o invisibles gracias a que el teléfono puede ubicarnos georáficamente, e incluso decirle a nuestros contactos a qué hora revisamos mensajes o en qué instante dejamos de usar el aparato.
Es el fin de la intimidad, a menos que le apliquemos el candado permanente a las aplicaciones, como si tuviéramos que cuidarnos el tafanario. Y encima de todo ello, cuidar que no se nos friegue el aparato, que no se pierda el cargador, que haya datos disponibles o red inalámbrica…
Estos beneficios de los teléfonos, aparentemente, le dan herramientas de control a las parejas y es el empiece de los asegunes. El nuevo cascabel romántico, se ha convertido en una de esas cuestiones que además nos dan más trabajo y nos ponen a prueba. Quien tenga el celular libre de pecado que lance el primer pedradrón. Quisiera conocer al espos@, novi@, amig@ con derechos que diga: revisa mi teléfono, no hay nada qué ocultar. No creo que exista. Así como son más sofisticados los smartphones, cada vez más listos que nosotres mismos incluso, las claves para bloquear teléfonos se han convertido en los nuevos códigos enigma, con un grado de encriptación más complicado: la paranoia no anda en burro, y mejor lo candadeamos. ¿Quién de ustedes no activa su celular con una contrasena?
Esta paranoia sobre el celular, es sólo en nivel básico. No estamos hablando de aquellas personas en cuyos teléfonos guardan su vida y pecados. Es una actividad de alto riesgo e incluso insegura, cargar datos demasiado personales e íntimos en estos aparatos, porque como objetos volátiles que son, se extravían. Son muy comunes los casos de teléfonos robados cuyas fotos luego circulan, o contenidos que se comparten que son ventilados sólo para perjudicar o extorsionar e incluso en casos más horribles, han sido clave para detectar a pedófilos…
Este sólo es un breve apunte, para que reflexionemos, porque cada persona deberá ajustar su forma de vida y comunicación hacia una convivencia tranquila. el celular sólo podría ser bienvenido al fornicio para descargar aplicaciones sobre sexualidad, posiciones, para guiar a las felaciones o cunnilingus en tutoriales, o para usar el app de vibrador.
Fuera de la utilidad de favorecer el sexo, la presencia del celular entre dos personas, sea que vayan a forniciar o simplemente a conversar, es un distractor, y en casi en cualquier caso, una forma muy terrible de descortesía. Sólo piensen en aquell@s que revisan su celular o que están al pendiente de él incluso a la hora de la comida o cuando van al sanitario: ya es demasiado.
Nos vemos en las redes sociales en Facebook en donde hablaremos del mes de la masturbación en el chat, y en @Ivaginaria en Twitter y en www.ivaginaria.wordpress.com