No al sexo en seco

culo.gifLa única diferencia entre lubricantes, será sin duda su viscosidad: unos se aplican en la vagina, otros en el ano y quizás algunos de sabores, sean buenos para el sexo oral. Las experiencias sexuales de las personas se diversifican en aras de sentir más rico, pero en el camino muchas descubren artificios un poco rudos. Que se alejan incluso, del uso del lubricante.

El sexo en seco, podría abordarse desde dos definiciones. La de carácter oriental, que nos indica que este tipo de venida es más bien la contención de la eyaculación o del orgasmo, lo que se origina desde un acto de autocontrol verdaderamente entrenado. Quienes pueden aguantar la venida sin líquido, son entidades que han evolucionado hacia el gozo del sexo en otra dimensión que a los occidentales, nos cuesta mucho trabajo. Lo que queremos en este lado del planeta es mucha leche y humedad. Es como una meta sexual.

En otros casos el sexo seco implica no lubricación. Incluso evitarla o desparecerla. En la respuesta sexual humana varias glándulas humanas se ponen en alerta y emiten líquidos que propician el coito. En algunos casos la lubricación es tan abundante, que provoca que el pene se salga y se interrumpa el coito, lo cual implica el hermoso trabajo de la continuación del metisaca.

flow.gif

Pero la sensación fricativa es creada a partir de producciones artificiales. Mucha gente en su actividad sexual en aras de aumentar la frotación de los genitales, lo que hace es aplicar arena, detergente, glitter e incluso productos especializados y orientados a que el frotamiento sea más intenso y más afanoso.

Por supuesto que todo lo que apliquemos a la vagina y al pene en el momento del coito y que atrase su fricción, va a ser divertido, incluso placentero y doloroso. Pero antes de que empiecen a aterrarse las verijas en pos de que se frote con mayor intensidad, debemos tener algunas consideraciones.

Cualquier actividad que se realice para que el pene frote más fuerte en una vagina, por ejemplo, o en un ano, deberá ser riesgosa porque se pueden generar pequeñas cortadas, que nunca son bienvenidas en la actividad sexual. Al cortar o lesionar una cavidad anal o vaginal, los factores de riesgo para contraer una infección de transmisión sexual o de vih sida, son altos y factibles.

Cuando las glándulas de Bartolino ponen mojadita la vagina o el líquido espermático aparece, implica una de las tareas obligatorias para propiciar mejores coitos. No es natural bloquear este proceso, ni echarle tierrita a la pudenda para que frote con mayor intensidad, porque además el caldo de gérmenes será significativo. El fornicio es para gozar, pero debemos de considerar los riesgos cuando alteramos los funcionamientos naturales de nuestros orificios.

20

Las técnicas para secar los orificios de fricción sexual son muchas, y por desgracia muy usadas en culturas primitivas ahoy, porque son los métodos para satisfacer a las parejas sexuales masculinas. Detergente, telas secantes que se introducen a la vagina, otras sustancias terrosas que se aplican en los orificios, podrían eliminar la natural humedad de las cavidades. Entonces en el coito, ellos podrían sentir más rico e incluso, engolosinarse y prolongar una frotación ardorosa. Es un método creativo para generar placer, pero dada la enorme sensibilidad de la genitalia femenina, quién sabe en qué estado podrían dejarla con tanta frotada agresiva.

Sí son válidos todos los trucos para prolongar el placer, pero quizás, serían más benévolos y menos peligrosos los que aplican calor a la zona genital y agilizan la vasocongestión de los órganos sexuales externos, que vienen en gel o incluso en muchos condones. Friccionar de más es una experiencia de alto riesgo en la actividad sexual, y no digamos ya cuando se meten poppers o cristal por el culo, y activa el aguante por horas.

Cualquier droga o sustancia que se use para que haya mayor frotación entre genitales va por el propio riesgo del usuario, y sin duda, es un factor de peligro para contraer infecciones de transmisión sexual y vih sida. Nomás froten lo que aguanten y si sale sangre, paren.

Nos vemos en las redes sociales en @Ivaginaria en Facebook, en Twitter, en Instagram y  en http://www.ivaginaria.wordpress.com

 

Sin arenita: elia.martinez.rodarte@gmail.com

Post Scríptum:

MONTERREY…

derechos sexuales.jpg

Anuncios

Poner el condón con la boca: tu último truco…

delegada.jpg

El condón puesto con la boca

Es una delicia poner un condón en la boca y la verdad es que, los batos se quedan cabras, así como si una acabara de realizar un truco circense. Su caritas de ilusión, aush, son épicas.

Les contaré paso a paso, con muchas venas y látex, cómo se desenrolla un condón utilizando la cavidad bucal, los labios, la lengua y malamente, los dientes, algunes.

11

Es encantador aventarse ese tiro, pero es la forma más insegura de utilizar un condón en un pene. Es decir, si después de desenrollarlo con labios y dientes, pretenden montarse en ese falo y pompear, en un rango entre duro y muy salvajón, diría que no es recomendable.

Los condones al ser desenrollados con la boca posiblemente sean mordidos o rasgados por los dientes, y un condón rasgado es inútil y no tiene caso. Deben de practicar con muchos condones para lograr el desenrollado perfecto, que de hecho debe ser ejecutado sólo con los labios, presionando el tallo con la lengua un poco para que el hule se acomode a los lados del hermoso pene.

Los labios, los dientes y la lengua interactúan de una manera que son éstos los que hacen el forrado, pero por muy manos libres que se sientan, deben intervenir los dedos en algún momento. No todes son tampoco muy garganta profunda para instalar el condón en penes muy largos, pero si alguien les dice que no batallaron para poner el condón con la boca hasta el fondo, es que, o está de tamaño mediano a bajo o que no estaba muy erecta, lo cual es un sinsentido.

Al coronar el pene para poner un condón, la punta del hule se aprieta, en el receptáculo para el semen, para que quede espacio para los espermatozoides cuando salgan. Esta operación es complicada y no factible de realizarla con la boca si no se ayudan con la mano. Si no realizan el movimiento de dejar el receptáculo del aire libre para la esperma, ni se molesten en pompear con ese preservativo y menos si el señor anda muy cargado.

Una de las misiones del condón es preservar el semen dentro del látex o silicona, y sabemos que la presión de la malteada puede romper el condón, o sacarlo, o desbordarse en los casos escandalosamente lácteos.

No es la forma correcta de utilizar el condón, aunque nos encante ponerlo con la boca. Y llos en su infinita sabiduría sobre el guiaguis, van a llevar tu boca hacia su pene todas las veces que les sea posible. Sin meter siquiera las manos.

sexo-oral

Al deslizar el condón por el pene, la boca puede lastimar su material y no guarda espacio para la eyaculación. No es una forma segura de utilizarlo, pero quizás en el juego sexual, sea nutricio y divertido. No estaría mal probar con condones de sabores y con texturas para la lengua. Nuestro órgano pulposo como lo es la lengua, es hipersensible y es el catador de nuestra alma, entonces a mamar con alegría.

Existen algunas leyendas urbanas sobre gente que se ha atragantado con un condón o se broncoaspira con el mismo, pero suena a mucho descontrol o a sexo ya muy borrachos. Sigan su instinto hacia un fornicio, coito y meneo seguro y saludable: piensen y busquen la seguridad de sus parejas sexuales antes de meterles por el ano un desodorante o de que intenten levantarles en peso.

Recuerden también que el condón es un método de barrera y la idea es que separe al pene con el látex, de nuestros hoyos naturales. Esto incluye a la boca, la cual sí toca a la piel desnuda del pene cuando se desenrolla el preservativo, lo cual es riesgoso si es sexo casual o alguien que no conocemos bien. El condón no nos protege del virus del papiloma humana, del herpes, úlceras o verrugas genitales, por ello hay que cuidar cuando rondamos esa zona con la boca.

Vi algunos videos y tutoriales sobre cómo ponerlo, y sólo me quedó claro que ya muy poca gente sabe mamar bien, pero de que sigue siendo el pene, el preferido de todos los tiempos, es verdad. Sólo hace falta ver qué manera de tragar…

 

Te conviene: elia.martínez.rodarte@gmail.com

Facesitting

namio-harukawa-viralnetics-17.jpg

Sentarse en la cara: el desafío

No pasa un día sin que estemos con feminicidios, viejos verdes sabroseándose la imagen de una violación, niñas madres, violencia…Imaginemos que nuestro país vive una sexualidad responsable, gozosa, saludable, consensuada y por ello hoy hablaremos de lo bonito – y lo raro- de sentarse en la cara de alguien, sea para poner la genitalia o el culo.

El ejercicio de sentarse en la cara de otr@, de poner el culo y la genitalia literalmente en la fascia de una persona, es uno de los actos de intimidad más significativos entre compañeros sexuales. O hay mucha confianza para afrontar ese nuevo universo o bien, están muy calientes y de pronto alguien se montó.
En la historia de las sentadas en la cara, las mujeres somos las que llevamos mano, en especial porque poseemos más orificios explorables con la lengua, la boca, los labios, la nariz y hasta con las pestañas.

Sin embargo los hombres, al posar su tafanario en el rostro de alguna persona, exponen absolutamente su zona perineal, siendo receptivos a una buena lamida. Para las personas de manos diestras, pueden aprovechar la lengüeteada anal y perineal, para agitar con fuerza el pene en una masturbada vigorosa. Esa malteada va a llegar hasta la pared, de mí se acuerdan. Es una maniobra difícil, un tanto controvertida, pero es de esos movimientos sexuales en los que el semen sale desde los confines más remotos de los cojones. El perineo es el santo grial del cuerpo masculino, y hay que saber llegar.

Debemos agradecer el sentón, porque es un acto de confianza. Imagínense qué postura asume un@ cuando se sienta en cara de alguien: para empezar, se debe pasar la pierna por encima y ya en ese pasón y de oteada, lo más profundo de nuestro cuerpo se expone a la vista en primer plano, de quien nos acompaña en el fornicio. Es un momento hiperreal en nuestras existencias.

namio dos

El pelo, el aroma de la genitalia y del culo, la densidad de la mata, el aguante para mantenerse en la posición sin dejarle caer toda la humanidad a la persona, son factores que debemos de considerar antes de enchufarnos a la boca ajena con nuestra pudenda.

Además de que la zona debe estar lo mejor acicalada y limpia posible, pelos, jabonazo y mucha agua para eliminar esmegmas y olores, en muchos casos es necesario utilizar métodos de barrera sobre los orificios. No nos podemos soltar lamiendo ni mamando a cualquiera. Acuérdense de lo que les conté sobre la salmonelosis que le dio a un compadre por hacerle besos negros a dos muchachas.

Un hule para un cunnilingus o un beso negro, se puede elaborar cortando un condón a la mitad, a lo largo y sin separarlo. Que quede como unas alas de angelito que permitan estirar el látex y facilitar la exploración de la lengua, pero con el plástico de por medio. Ahí sí les conviene usar condones de sabores y con textura si quieren, para que el culo o la genitalia sientan sabroso y su lengua se estimule. Por ejemplo un condón rugoso y texturizado que excita la boca al contacto o uno con sabor a mentol, siempre son estimulantes. Pueden utilizar plástico u otro material acomodable para mamar, pero no está chido dejar que una persona random se siente en nuestra cara, si no sabemos en dónde han estado ese trasero y genitalia.

mene

No a todes se les frunce con la idea de sentarse en la cara de alguien. Hay quienes aprovechan la sentada para abrirse y regodearse en el rostro entero del amante como un acto de dominación bastante goloso y asfixiante. El artista japonés Namio Harukawa pinta a unas gigantas de tafanarios como el mapa de Australia que exprimen entre sus enormes nalgas a las pobres caritas de unos hombres que son literalmente devorados por sus culos.

En el mundo de las parafilias estaríamos hablando del facesitting, si sólo se trata de sentarse en el rostro y ser mamad@, pero quizás sería salirofilia el sentón con apretón de fascia, porque se trata de dominio o denigrar…incluso es un movimiento preferido de los coprófilos.

Nos vemos en las redes: Facebook, Twitter y http://www.ivaginaria.wordpress.com

 

Muslos mariposa: elia.martinez.rodarte@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pornostalgia…

ka

 

La puñeta del ayer…

¿Cuánto ha cambiado la forma de masturbarse en comparación a hace 10, 20 ó 30 años? Y la manera en cómo ejecuta la gente su actividad sexual?

Uno de mis mejores amigos siempre me pone a reflexionar sobre las formas en las que nos hemos liado una y otra vez en toda clase de maromas pornográficas…No él y yo, sino toda la gente en el mundo que consume sexo virtual, pornografía, conversaciones calientes, y toda clase de mercantilismo sexoservidoresco…

Para empezar…¿a dónde quedaron las hot lines? La última vez que recuerdo que alguien me contó que se la puñeteó hasta desmayar en un teléfono hablando con una rubia sádica vestida con algo púrpura, fue cuando el dólar estaba a menos de 13 pesos.

Es decir, muchas centurias de horas de internet han pasado, para olvidar casi por completo al sexo telefónico, que ahora ha sido sustituido por el wassap, los chats, cualquier medio de mensajería para marranear casi en vivo, porque si nos ponemos en plan porno, seguramente transmitiremos algunas de nuestras guarradas postmilenials en vivo, con todo y aroma del calzón al aire…

Nunca mejor dicho.

La pornografía de las revistas como Hustler y Playboy, íconos fundacionales del softporno pos-moderno, resultan ser ahora montones de papel que a nadie le importan con señoras que no cachondean a nadie, ni siquiera cuando se abren como su fueran a parir a un canguro del tafanario.

Todo cae irremediablemente pero, aquellos días primitivos en los cuales las personan intentaban quemar sus revistas porno para que los mequecillos de sus primos o sobrinos o hijos no viesen a las encueradas, han sido enterrados y se ven igual que un pictograma egipcio de un faraón jalándosela.

No crean que este es uno de eso discursos mamilas de comparar los tiempos y épocas con el fin de determinar cuál fue mejor. Práctica aburrida de gente que nada más piensa en cuánto le va a crecer si dice esa mamilencia. Cada quien vive lo suyo, y si a nosotr@s adolescentes nos tocó explorar en el terreno aburrido de la pornografía mal hecha, así cogeremos probablemente. Eso sí, hay muchas generaciones, tribus y culturas que han asimilado lo mejor del porno, de lo cachondo y provocador.

Conozco a muchas personas que para jalársela, de adolescentuelos, nada más les bastaban menos de diez páginas del Libro Vaquero. Ahora la gran visibilidad del porno, en los adminículos portátiles y en cualquiera que ande en línea, trae a la pantalla a cada que se le ocurra, la calentura querer ver una genitalia pulsante: entonces eso será.

Nos preguntábamos: ¿habrá cambiado la forma de coger de las personas? ¿Su pornografía no les da suficiente técnica o motivación para hacer un pompeo de quebrar cadera? Hemos adormecido nuestros sentidos, como si nos empeñásemos en transformarlos en otros zombies: las hotlines apelaban al oído, a la imaginación y a la imaginaria sobada de culo que el que escuchaba, le iba a proporcionar a la sinuosa mujer al otro lado de la línea. Que más bien era una monumental dama que tejía mientras sodomizaba a un señor con su conversación al teléfono. Las revistas de señoras encueradas se han convertido en uno de esas publicaciones que alguna tribu humana convertirá en objeto de culto, lo cual celebro. Los nostálgicos, como en una conferencia de motoristas que me tocó escuchar hace poco, dirán: es que antes eran más cachondas, gua gua bla bla, y todas esas insensateces que dicen los hombres cuando no se les para. El porno se encuentran a la vuelta del click de cualquier computadora en el mundo…

No existe nada mejor o peor en el porno,  ni para los tiempos de cualquier puñeta, porque sin pornografias, morbo, cachondería, sexosidad, estrés, hacerse una masturbación nutritiva nunca pasará de moda. Es parte de la sexualidad humana y del reconocimiento del cuerpo.

Quiero agradecer con todo mi corazón a tod@s los (¡cientos y cientos!) adolescentes que me recibieron en sus secundarias en los municipios de Juárez, Guadalupe, Apodaca y Santa Catarina esta semana. Mi ciclo de talleres de derechos sexuales y reproductivos termina hoy. Estar cerca de ustedes me convirtió en un mejor ser humano.

 

No se la arranquen: elia.martinez.rodarte@gmail.com

¡a callar!

callar

Cállale la boca a tu hombre

chup

/ cállale la boca a tu mujer XDDD (ash)

chup chup

Y como ya hablamos del cunnilingus…

Chupirul del lujo

Vamos a hablar de un tema en el que no nos pondremos de acuerdo a menos que hagamos un torneo mundial o que ejecutemos las doce tareas de Hércules.

¿Quién se la chupa mejor a los hombres? ¿Las mujeres heterosexuales que gustan de mamar a los señores (hay muchas que odian las felaciones) o los homosexuales que por lo general chupan porque les encanta? O eso creemos…

No conozco a ningún hombre que no le satisfaga enormemente que se las chupen. De hecho con la mayoría de mis amigos geysh la conversación gira alrededor de los penes y sus cualidades; obvio que cuando se nombran, a tod@s se nos ponen los ojitos en blanco, porque lo nuestro lo nuestro, definitivo es la pinga. ¡Qué rico!

Sin embargo he visto que el rito devocional hacia la verga es una especie de fase que much@s atraviesan y luego les aburre, quizás porque no han cambiado de miembro. En todos los sentidos…

Platicando con mis compadres homosexuales usuarios de penes erectos, obtuve dos teorías.

La una es que pese a que el pene es sabroso, algunos se ponen a que se las chupen como si ellos enteritos fueran un caramelo. Es decir, se dejan gozar y ellos a su vez no cooperan tanto con la chupada. Como que no es su onda o creen que la tienen de oro.

Incluso presumen una actitud de gigolós para mamar: hacen que el que se las chupa se atragante o la ingresan muy dentro de la cavidad bucal, o se la ponen hasta la campanilla para sacarle lagrimitas a su víctima o son tan soberbios que creen que pueden aventarle la eyaculación en la boca a cualquiera porque creen que les sale malteada de nutella del pene.

Por otra parte hay algotros que nada más de prefigurar una erección ya están salivando y poniéndose las rodilleras, porque se encuentran ejerciendo el sano entusiasmo por la felación.

De esos animosos obtuve las reacciones más jocundas. Uno de mis compadres dijo que su hit era chupar y acariciar el escroto, como si acariciara una bolsa de canicas hecha de terciopelo. Sin tocar mucho los testículos, porque eso aisla el componente de la ansiedad y es una caricia suave.

Otros se van por zonas lamiendo, chupando, mordiendo y abrazando con los labios, y se conducen del tronco de arriba para abajo como ositos koalas depredando un eucalipto y se regodean en la base de la cabeza con la lengua, aleteándo con mucha saliva haciendo puentitos de baba. Este movimiento de estimular el glande con la punta de la lengua es muy popular y asimismo funciona en un beso negro. Pónganle a cualquiera una lengua mariposeante en el culo y verán quién se desmaya…

Uno de los mejores tips gays para chupar o que me gustó al menos, es el de la presión manual, como apretando el tubo de la pasta de dientes, mientras sólo atienden la cabeza del con los labios, como coronándola. Eso ayuda a que también el pene se ponga en otros sitios y se estimule con otras texturas, por ejemplo, untándolo en la parte interior del cachete, en el rostro, en el pecho.

Es importante no pensar en la chupada como un acto fijo, como normalmente tod@s hacen en el coito: nomás se echan y ya quieren que les hagan la faena completa. Para mamar es necesario que la persona a ser atendida se ponga en diferentes posiciones: de perrito, de pie, hincado, sentado…y de ahí uno se acomoda y se prende. Es decir: chupen si está colgante, o de lado reposando con su cabecita pensando en quién sabe qué cosas.

En la chacota un amigo querido me contaba que ha poco se lió con un casado que manejaba más de una hora desde su casa a la de mi compa porque su esposa no quería chupársela. En el trueque hasta acabó cabeceando el casado, porque ya saben que de ver dan ganas y más en el caso de las felaciones.

¿Quién la chupará mejor? ¿Ellas o ellos? Quiero pensar que no es una cuestión de sexo géneros, pero ya saben el que traga más, gana.

Gaggag: elia.martinez.rodarte@gmail.com