Punta, casco, cuchara: todos son formas de penes

vergas penes animañ

Usa la cabeza

“Parece que le explotó su parte”, fue el comentario del señor que describía el sorprendido coño de su mujer, que estaba abierto como una florecilla que la acababan de despelucar. Los labios grandes y expuestos le daban repelúz al pobre hombre.

Así como la genitalia femenina tiene apariencia diversa en cada mujer, también el pene de los señores presenta diferentes fisonomías que debemos de conocer, porque no es lo mismo un pene largo con forma de alcayata, ni uno grueso y robusto como tacle, un tampoco uno mediano que se acomoda para abajo. Cada pene es diferente, como cada bendito hombre en el universo lo es. Y cuando cada uno de estos falos encuentra en donde meterse, sea ano o vagina, tampoco servirá igual en todos los casos, posiciones. Por eso la sexualidad es tan hermosa: las combinaciones y permutaciones que ofrece al menos a la hora del coito, son numerosas. Pero no se trata nada más de enterrarla y ya.

Las formas del pene se relacionan también con el glande, lo que llamamos la cabeza. El tallo es el del grosor y largo, que va a lograr que el falo dé el gatazo o pase desapercibido, asegún el sitio a donde vaya a ser enterrado y la posición en la que se introduce. Un pene no puede ser juzgado solamente por algo tan nimio como el tamaño: sino por las gracias que tiene. Incluso son gracias del miembro mismo, y no del hombre que lo posee, porque puede suceder que ignoren que son poseedores de una buena verga. Eso lo digo así para que nos entendamos, ¿verdad, compatriotas?

La curvatura del pene también influye mucho querido público, pero ése merece un capítulo aparte. Ahorita sentemos cabeza.

Existen en los falos diversas formas, pero las más comunes con la de casco, casco largo, punta, punta con fisura, campana, cuchara y campana redonda. Otros se remiten a la forma del pene considerando todo el palo, nunca mejor dicho, como la forma de lápiz, de plátano, de gancho, hongo, cónica, curvo. Debemos considerar la fisonomía de la cabeza, porque es la que hace mucho del trabajo en la fricción del coito, y asimismo determina muchas cosas: el frenado de la puñeta, la manipulación del pene en la caricia hasta el glande, el desforre de la cabeza en el caso de que el falo esté circuncidado, e incluso el éxito en el sexo anal. Un miembro con una cabeza grande, aunque el tallo sea delgado o largo, va causar un gran revuelo entrando por el orto. Dolerá. Para éste propósito, un pene de punta puede entrar en la cavidad anal sin causar mucho desperfecto.

Además la cabeza siempre entra primero.

El glande por sus diferentes formas proporciona satisfacción sabrosa y se le puede sacar un enorme provecho a cualquiera de ellas, si uno sabe sentar cabeza, nunca mejor dicho (otra vez…)

Los glandes con forma de campana o campana redonda, que suelen ser un tanto cabezones en ocasiones, pueden resultar incómodos para el sexo oral, porque no se trata de desverijar las quijadas, pero son bastante ricos para sentarse encima de ellos, o bien, hacer una de esas posiciones en donde un@ manipula absolutamente el movimiento de las caderas. Está para pompear como licuadora encima de ése.

Los glandes con forma de casco o casco alargado, incluso el de cuchara, son muy versátiles, porque son cabezas como palita que entran con gentileza y en el revire, hacen una frotación en zonas que quizás otros glandes cubren en su totalidad, pero eso no quiere decir que aporten una mayor sensibiliad por llenadores. Si estos penes se aplican de forma diagonal, digamos que nadando como un pececito ciego dentro de la vagina, hará un gran trabajo. En el ano quizás tendría mis consideraciones, porque no se abre tanto, pero es un buen glande para el culo, sin duda.

Cada una de las formas de la cabeza de un pene tiene su especialidad, y lo importante es sacarle provecho y no andar haciéndole gestos o caritas porque les parecen feos. En especial porque así como nada más usamos menos del 10 por ciento del portento de nuestro cerebro, pasa igual con lo falos.

Qué rico: elia.martinez.rodarte@gmail.com

Anuncios

Un comentario en “Punta, casco, cuchara: todos son formas de penes

  1. Reblogueó esto en Ivaginariay comentado:

    El glande por sus diferentes formas proporciona satisfacción sabrosa y se le puede sacar un enorme provecho a cualquiera de ellas, si uno sabe sentar cabeza, nunca mejor dicho (otra vez…)

Los comentarios están cerrados.